Julia Garner: La actriz que encarna a la rusa que estafó a las élites de Nueva York

ANNA

En tiempos en los que el streaming se convirtió en la opción principal para los amantes de las películas y las series, Inventando a Anna es el caballito de batalla de Netflix. La serie estadounidense que se estrenó hace algunas semanas rápidamente escaló hasta posicionarse en lo más alto en el ranking de lo más visto de la plataforma.

La ficción está basada en la historia real de Anna Sorokin, la estafadora rusa que también es conocida como Anna Delvey. La mujer, que hoy tiene 31 años, llegó a Estados Unidos cambiando su apellido por el de Delvey (es el materno), y cometió una infinidad de estafas entre 2013 y 2017. Se hizo pasar por una millonaria heredera alemana y por su estilo, elegancia y glamour, nadie dudó de ella.

pjimage (2)

A partir de esta identidad hizo negociaciones con contactos que entabló en la elite estadounidense, inversores y bancos. La Justicia de Nueva York la acusa de haber dejado un tendal de cheques rechazados y de haber presentado documentación falsa para hacerse con grandes sumas de dinero. Anna se defiende diciendo que solo fueron malos negocios y que nunca estafó a nadie.

Su historia provocó que se creara una ficción que resultó incluso más atrapante que la real. Se desarrolló a partir del trabajo que hizo Jessica Pressler, periodista del New York Magazine, en 2018. Para el papel de la astuta estafadora se eligió a la actriz Julia Garner. Desde su primera escena atrapó a quienes no la conocían. Su talento a disposición de la actuación marca que todavía está lejos de su techo.

Quién es esa chica

Garner nació en Nueva York, Estados Unidos, el 1 de febrero de 1994. Comenzó a ganar notoriedad por un papel secundario en otra serie muy reconocida de Netflix: Ozark. Allí, su personaje se ubica en las antípodas de Anna, demostrando su versatilidad como actriz.

AAAAQUApm3twKSogTYqD5CaWqenrsueRaFDRu9MQdb1fyXpVOr5c1pPDlCjQaN-4FGEDmSokNSotMvUwmNIgbkJYKE3jgLZ0b4kpCqWovJHGdmHqZAYwBr8Hnx2dUCv5wcbnIRX7qSzxSoNbiCw34LEmkLn0Gk4

Retomando su carrera artística, sus primeros pasos en el medio fueron como modelo: aún hoy cumple con algún trabajo esporádico. Era todavía una adolescente cuando sintió la necesidad de dar un paso más. En este sentido, la actuación llegó casi por casualidad. En alguna oportunidad manifestó que era extremadamente tímida y que sus padres le recomendaron estudiar teatro para lograr desenvolverse mejor. A los 14 años empezó a tomar clases y, casi sin querer, a desarrollar un talento que desconocía por completo, pese a que -sin notarlo- ya lo había empleado.

Su infancia no resultó sencilla. Aquella manera de ser retraída no tenía que ver solamente con su propia personalidad, sino también con ciertas cuestiones vinculadas a su etapa escolar. Ya tenía 10 años cuando aprendió a leer. Nunca pudieron encontrar cuál era el trastorno que le generaba dificultades en el aprendizaje. Los médicos sostenía que se trataba de un impedimento neurológico, pero nunca dieron con el diagnóstico certero.

julia-garner-inventing-anna-serie

Julia recordó que no podía seguir el ritmo de sus compañeros: se perdía y le costaba aprender. Aún cuando ya sabía leer, no lo quería hacer en público. “Tuve que aprender a actuar a esa edad, actuar de que sabía y de que entendía de lo que hablaban. De manera extraña, toda la vida me preparé para lo que hago”. También manifestó que el cariño y el respaldo de su familia fueron parte esencial para que nunca bajara los brazos. “Me siento afortunada de haber nacido en el hogar en el que nací”, le contó a The Hollywood Reporter.

Fuente INFOBAE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + 3 =