Jóvenes misquitos brillan en festival de talentos, »Porque me quiero, me cuido»

69218227_1230653833812342_5835380561073405952_n


''Porque me quiero, me cuido'' fue una campaña de comunicaciones enfocada a la prevención de embarazos en adolescentes en Puerto Lempira, que buscaba vincular el talento artístico y deportivo de los jóvenes en la mosquitia con la importancia del auto cuidado y el amor propio.

Fueron varias noches de trabajo y desvelo las que invirtió Henderson Balderamos, un joven miskito de 18 años, quien se preparó con mucha antelación para hacer las pinturas que irían dibujadas en los trajes que utilizaría él y sus compañeros de danza miskita en el gran festival comunitario de talentos que había generado gran expectativa en la Mosquitia Hondureña, pero no solamente eso, también se encargó de preparar las coreografías para participar  en las categorías de Danza Miskita y Danza Moderna.

Henderson Balderamos, joven miskito coordinador del Joven Club y el cuadro de danza del Centro de Alcance Asla Wapaia en Puerto Lempira.

Este compromiso, le valió el primer lugar de tan afamado festival de talentos, llevándose un reconocimiento especial por el vestuario: ‘‘Yo si sé que tengo una responsabilidad, yo voy a hacer todo por cumplir con esa responsabilidad, en este caso, mi compromiso era ofrecer un buen espectáculo y llevarnos el primer lugar’’, dijo Henderson, coordinador del Joven Club del Centro de Alcance Asla Wapaia.

El calor era sofocante este fin de semana en Puerto Lempira, pero eso no impidió que más de 200 jóvenes, niños y niñas de esa comunidad se sumarán a participar en el festival comunitario de talentos organizado por FUNADEH – GENESIS con el auspicio de USAID. En el marco de la campaña de comunicaciones ‘‘Porque me quiero, me cuido’’ enfocada a la prevención de embarazos en adolescentes.

David Medina, director del Proyecto GENESIS, dando las palabras de bienvenida para la inauguración del Festival Comunitario de Talentos en Puerto Lempira.

Fueron 3 días de actividades en Puerto Lempira, empezando con la capacitación de 50 voluntarios y voluntarias de los Centros de Alcance Asla Wapaia y Brotes Nuevos, a quienes se les impartió un taller sobre educación sexual y reproductiva. Donde los jóvenes aprendieron los conceptos de sexualidad, sexo e igualdad de género.  El conocimiento fue compartido con los y las jóvenes con dinámicas y exposiciones.

Joven miskita participando en una de las actividades del taller de educación sexual.

Más temprano, ese segundo día de actividades, David Medina, el director del Proyecto GENESIS visitó una radio local de la iglesia donde  se refirió al propósito de la campaña ''Porque me quiero, me cuido'': ‘‘En esta primera etapa que es el taller, los jóvenes aprendieron a reconocer su cuerpo y su valor, y la importancia del auto cuidado y el amor propio, siguiendo esa misma línea, el festival de talentos se organiza para los jóvenes de las comunidades y centros de educación básica en Puerto Lempira, con el propósito vincular el auto cuidado, con la prevención de un embarazo prematuro, haciendo reflexionar  a los y las adolescentes sobre que previniendo un embaraza y maternidad o paternidad prematura les permitirá, disfrutar más tiempo de actividades recreativas como el baile, el canto o los deportes'', puntualizó Medina.

Jóvenes voluntarios al final del primer día de actividades después de tomar el taller de educación sexual.

El jurado estaba integrado por el padre Kenty Rosales, representante de la Iglesia Católica como socio de los Centros de Alcance Juveniles (CDAJ) en Puerto Lempira, la doctora Dunia Funez, directora de Secretaría Departamental de Educación de Gracias a Dios en Puerto Lempira, David Medina, director del Proyecto GENESIS y otros expertos en materia de danzas.

''Desde hace mucho tiempo no se hacen eventos así de grandes en Puerto Lempira, que haya generado tanta expectativa o convocatoria como lo hizo este festival de talentos, estamos contentos de haber sido parte de esta campaña’’, Dunia Funez, directora de educación departamental de Gracias a Dios.

Dunia Funez, directora de la departamental de educación de Gracias a Dios, dando sus palabras de bienvenida en el festival de talentos.

Se estima que más de 600 personas estuvieron presentes en el parque Central de Puerto Lempira, donde se aglomeraron para apoyar a sus favoritos o simplemente disfrutar del espectáculo. En el tercer día de actividades se organizó una triangular de futbol femenino y otra categoría de futbol masculino, donde participaron 60 jóvenes.

Imagen aérea de la cancha de baloncesto del Parque Pawanka en Puerto Lempira.

Contexto cultural y actividad económica en Puerto Lempira

La Mosquitia tiene una riqueza cultural ya que hay 4 de los 9 grupos indígenas de honduras que viven allí: los misquitos, tawahkas, pech, y los garífunas que todavía conservan sus costumbres y tradiciones.

Los grupos predominantes son los misquitos y ladinos. Una de las principales fuentes de trabajo para los misquitos es la pesca. Algunos pescan en forma tradicional y otros trabajan como buzos en barcos industriales para la pesca de langostas. La pesca de langosta es el recurso económico más importante, contribuyendo significativamente al total de las exportaciones de la región.

Barco pesquero anclado en la Laguna Caratasca.

Embarazos en los y las jóvenes en Puerto Lempira y el resto de Honduras

En el Centro de Alcance Juvenil Asla Wapaia ubicado en Puerto Lempira recientemente iniciaron los cursos de computación, donde un grupo de 28 personas menores de 30 años de edad, se identificaron que 11 de ellos ya son padres y madres de familia, 7 mujeres y 4 hombres, y que han procreado más de 2 hijos. En este Centro de Alcance 3 jóvenes han resultado embarazadas en el último año, lo que las ha orillado a abandonar todas las actividades que practicaban en este Centro.

Honduras ha llegado a ocupar el segundo lugar en América Latina en embarazos de adolescentes. En el año 2017 en el país se registraron 101 partos de adolescentes por cada 1, 000 embarazos de todas las edades. Son alrededor de 30 mil jovencitas que cada año se embarazan antes de los 19 años. La cifra debe ser mucho mayor si se consideran los casos no registrados que acontecen en la zona rural o en las familias de escasos recursos económicos que no tienen acceso a centros asistenciales de salud.

El embarazo de adolescentes es un problema social que se ha convertido en «el mayor desafío para la región en términos de derechos sexuales y reproductivos», indica la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su Informe del Estado de la Población Mundial 2017. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el riesgo de muerte materna es el doble en las menores de 15 años que en las mujeres de edad adulta. Sin embargo, el mayor impacto del embarazo en adolescentes es psicológico y las consecuencias socioeconómicas son para toda la vida. (CESPAD, Centro de Estudio para la Democracia, 2018)

Imagen de taller de educación sexual impartido este fin de semana en Puerto Lempira por facilitadores del Proyecto GENESIS.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.