JOH: “Mel, Nasralla y Luis Zelaya, deben renunciar a ser voceros del narcotráfico”

Estamos frente a un intento de asaltar el poder, para dar marcha atrás a la extradición, depuración de la Policía y leyes como la de incautación de bienes y lavado de activos, por parte de narcotraficantes que están huyendo y sus aliados políticos, manifiesta el mandatario.

Luego de unos días de análisis y de ver el panorama de cómo están reaccionando algunos actores políticos en Honduras, no me cabe la menor duda de que esta es una conspiración contra el único gobierno que ha convertido al país en una región hostil para los narcotraficantes.

Los mismos que en aquel momento se opusieron a las extradiciones, a la depuración de la Policía, e incluso hablaron de legalizar la droga en Honduras o de negociar con las maras, son los mismos que hoy están poniéndose de lado de los narcotraficantes y haciendo llamados públicos a salir a la calle para acuerpar lo que un delincuente ha declarado sin mostrar más pruebas, que su vivo deseo de vengarse de la persona que lo tiene hoy huyendo de la justicia.

No nos olvidemos hondureños de cuando los narcotraficantes eran amos y señores de regiones completas del país, que realizaban sus ilegales actividades a vista y paciencia de las autoridades de turno, que se aprovechaban de gente honesta y trabajadora, y que las autoridades de entonces  nunca hicieron nada para combatirlos. Paradójicamente ahora son los que en conexión con ellos mismos, están tratando de dar marcha atrás a todo lo que hemos avanzado en la lucha contra la criminalidad organizada.

Recordemos también que fuimos nosotros los que movimos la necesidad de tener control sobre los fondos que entran a las campañas políticas, para que no tuviera acceso el dinero del narcotráfico.

Veamos bien quien es quien. Quien tiene un historial de vida de combate contra el narcotráfico, y quien cuando estuvo en el poder no hizo nada. 22 extraditados y 40 narcotraficantes entregados a la justicia norteamericana, me avala a decir que es ilógico que esas declaraciones de una persona que se ha visto afectada directamente por decisiones de mi gobierno, puedan ser considerados como reales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *