Honduras se desliza entre la necesidad económica de su población y el riesgo de incentivar el contagio

A pesar de ello hay quienes, como la ex ministra de Salud Elsa Palou, que valora una ligera posibilidad que San Pedro Sula, que por enorme distancia, es la ciudad con más contagios a nivel nacional, a mediados de junio comience a aplanar la curva, eso sí, solo es una ligera posibilidad.

La galeno acentuó que todo dependerá del comportamiento de su población, lo mismo que vaticinó que hacia esa misma fecha el Distrito Central pueda aumentar su incidencia, pero igual, todo depende de la medida que los pobladores apliquen las recomendaciones de protección en bioseguridad.

Palou, de especialidad en infectología, reconoció que «somos un país pobre donde la gente necesita trabajar, de manera que la apertura de la economía es un arma de doble filo en la presente fase de la pandemia».

Sin embargo se puede hacer, pero de nuevo y por el bien personal de cada uno y su familia, hay que guardar las medidas de protección. De ahí que “exista la posibilidad teórica que San Pedro Sula pueda disminuir los casos de coronavirus y Tegucigalpa aumentarlos”, dijo la galeno.

Pero si los capitalinos respetan las medidas de protección, la curva de incidencia podría ser aplanada, de lo contrario, el número de infectados seguirá creciendo peligrosamente. La responsabilidad es de cada persona, apuntó Palou.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


tres × 3 =