Honduras: 2.4 millones de personas en crisis de seguridad alimentaria 

No Estoy Manejando Imbe... Ignorante De Mier.. Que Sos 20231017 224955 0000


Honduras se encuentra sumido en una preocupante crisis de seguridad alimentaria, y es que 2.4 millones de sus ciudadanos está enfrentando niveles críticos de inseguridad alimentaria aguda. Según un reciente análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) publicado por el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), este alarmante panorama abarca el período desde el 22 de diciembre de 2022 hasta agosto de 2023.

El Distrito Central en Francisco Morazán es particularmente afectado, con 278 mil personas, lo que representa un impactante 21% de su población total en una situación de crisis o emergencia alimentaria.

Las causas de esta dramática situación son multifacéticas. En primer lugar, los efectos globales de la inflación están repercutiendo en el aumento de los precios de los combustibles, los insumos de producción y la canasta básica, lo que afecta directamente la capacidad de las familias hondureñas para acceder a alimentos esenciales.

Además, las inundaciones causadas por tormentas tropicales el año pasado han dañado las áreas de siembra de maíz y frijol, lo que, combinado con los altos costos de producción, ha generado dificultades en la producción de alimentos. La pobreza y la reducción en el precio de venta del café también han contribuido a la complejidad de la situación.

El informe destaca que los precios de los insumos agrícolas han experimentado un aumento significativo, lo que ha causado un déficit económico en los hogares productores. En total, se estima que alrededor de 352,000 personas se encuentran en estado de emergencia alimentaria, equivalente a unos 90,000 hogares, mientras que más de 2.07 millones de personas están en una situación de crisis, afectando a más de 530,000 hogares.

La inflación de los alimentos ha alcanzado niveles alarmantes, superando el 16% en el último semestre de 2022 y lo que va del 2023. Esta tendencia se ve agravada por los altos precios de los combustibles y los insumos de producción, que han permanecido por encima del promedio durante los últimos 5 años.

La gravedad de la crisis se refleja en las cifras: alrededor de 311,000 personas se encuentran en una situación de emergencia alimentaria aguda (fase 4 de la CIF), lo que equivale al 3% de la población analizada. Mientras que aproximadamente 1.9 millones de personas, equivalente al 20% de la población, se encuentran en una condición de crisis alimentaria (fase 3 de la CIF).

El Distrito Central en el departamento de Francisco Morazán experimenta la mayor magnitud de esta crisis, con aproximadamente 278,000 personas, lo que representa un impactante 21% de su población total en estado de crisis o emergencia alimentaria.

 

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *