Homilía dominical: “Estamos viviendo en el sálvese quien pueda”

obispo
 Durante la homilía celebrada este domingo 12 de diciembre, en la Basílica de Suyapa y presidida por el obispo auxiliar, monseñor, Teodoro Gómez, se habló sobre las injusticias.

«El que tenga dos túnicas que comparta con el que no tiene y el que tenga comida que haga lo mismo. No exijan más de lo establecido, no hagan extorsión ni se aprovechen de nadie con falsas denuncias», es la invitación del apostol Juan.

En ese sentido, manifestó que los humanos nos debemos cuestionar que la raíz de la injusticia está en nuestro propio corazón. Además, puntualizó que el humano está lleno de ambición, egoísmo y un deseo insaciable de riqueza. (2da Timoteo 3:1-5)

Gómez explicó que son estas características las que han pervertido la economía y que el principal daño es la acumulación de riquezas en manos de las minorías. «Ricos cada vez más ricos, pobres cada vez más pobres«, añadió.

Al mismo tiempo, aseguró que la brecha entre unos y otros cada vez se va agrandando más. «Solo pensamos en nosotros mismos y los demás poco o nada nos importa, como que estamos viviendo en el sálvese quien pueda«, señaló.

De acuerdo con monseñor Gómez, si todas las personas practicaran la invitación de Juan, el mundo cambiaría. Además asegura que «si cada uno pensara en el otro, en lo que necesita, en lo que le falta» nuestro país cambiaría, así como las relaciones y la unión entre familias.

«Dios llamará a nuestra puerta como un humilde peregrino buscando ser recibido», dijo.

En la palabra descrita por el obispo, se habla sobre una invitación a la alegría que hace Pablo al pueblo, asegurando que se puede ser alegre en los momentos más oscuros y difíciles.

«La fuente de la verdadera alegría solamente está en Dios. En la certeza que somos amados por él de manera incondicional», manifestó.

«Ven a donde domina la mentira, la violencia y la injusticia. Ven señor y ayúdanos a ser agentes de paz y de alegría«, pide.

En este tercer Domingo de Adviento, el obispo hace un llamado a los hondureños a que se mantengan en paz y felices, asegurando que sin importar los momentos que estén atravesando, Dios estará con ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 5 =