Holanda avanza a la fase final de la Liga de Naciones tras vencer a Bélgica

Holanda vence a Bélgica y avanza en Liga de Naciones

Bruselas, 25 sep (EFE).- Los Países Bajos disputarán en junio de 2023 la fase final de la Liga de Naciones al clasificarse como campeones del Grupo D tras imponerse este domingo en casa (1-0) contra una Bélgica inofensiva, pese a que los Diablos Rojos necesitaban ganar por tres goles para adelantar a los neerlandeses.

Además de un billete para la final a cuatro del torneo, los de Loius Van Gaal se llevaron un buen sabor de boca del último partido oficial antes de que en noviembre se dispute el Mundial de Catar, un encuentro más técnico que estético donde la Oranje hizo los deberes y se divirtió en los minutos finales.

Bélgica, necesitada de goles y privada por lesión de Romelu Lukaku, asomó por el área neerlandesa pero no supo hacer daño pese al sólido nivel de Kevin de Bruyne y al buen rendimiento del debutante Amadou Onana, centrocampista defensivo pero con llegada nacido en Dakar hace 21 años.

Los de Roberto Martínez, sustituido en el banquillo por Thierry Henry por expulsión del español en el partido del jueves contra Gales, no encontraban verticalidad en el primer tiempo.

En la segunda parte, Henry y Martínez apelaron a la profundidad por banda de Yannick Carrasco, que entró por Thomas Meunier por la derecha, y al desparpajo en punta de Charles De Katelaere, que entró por Michy Batsuhayi. Y tras sesenta discretos minutos de juego, Eden Hazard, el capitán, cedió su lugar a Leandro Trossard.

No surtió efecto. Los belgas adelantaron las líneas y ganaron algo de nervio, pero a costa de dejar más espacios para las contras holandesas, con Denzel Dumfries llevando el peso del equipo en un partido en que Van Gaal fue repartiendo los cambios para garantizar intensidad física en todas las fases del encuentro.

Finalmente, fue Virgil van Dijk quien cerró el partido en el 71 para Países Bajos. El central del Liverpool remató de cabeza un córner que hizo imposible la ya quimérica remontada de Bélgica, que pudo llevarse algún otro gol de los vecinos de no ser por varias intervenciones magníficas de Thibaut Courtois en los minutos finales.

Y cuando los Diablos Rojos sólo soñaban ya en el pitido final y la ducha, en una noche sin magia ni puntería en el Johan Cruyff Arena, una postrera tijera de Dodi Lukebakio a la escuadra neerlandesa se encargó de recordar que Bélgica aún tiene magia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *