Historia Repetida: El abuso de la sirena y las luces de policías por funcionarios de gobierno

Historia Repetida: El abuso de la sirena y las luces de policías por funcionarios de gobierno

Por: Carlos Martínez Z

Día sábado, bulevar del Norte en San Pedro Sula, hora aproximada las once de la mañana, frente a nosotros un enorme tráfico, cuando la tranquilidad del viaje es sorprendida por una sirena…

Inmediatamente vuelvo a ver por el retrovisor del vehículo para ver si es una ambulancia o una patrulla policial y hacerme a un lado inmediatamente como lo indica la ley de tránsito.

Pero no, son tres prados que viene diciendo con sus sirenas y luces háganse a un lado porque aquí venimos nosotros, para sorpresa de sus conductores y ocupantes nadie les da el paso.

Ante esto quieren meterse a uno u otro carril a la fuerza pero no logran su objetivo por lo que tienen que irse rezagando en el tráfico y aceptar que la población ya no se deja sorprender por una camioneta blindada jugando hacer el policía.

Una de las camionetas blindadas, la de color gris oscuro desaparece del escenario y se desconoce si iban junto con las otras dos camionetas de color gris, ya que logró colórese a la fuerza con sirena y luces,  entre el nudo de vehículos.

26157CAA-281A-4B82-AD67-67F261AA0677

La ley indica que las luces y la sirena de policía sólo pueden ser usadas por or determinados funcionarios, como la Presidenta de La República, Pdte del CN, Pdte. CSJ y ministros de Seguridad y Defensa.

Más adelante cerca del AGAS un accidente, una rastra impacto contra un vehículo turismo y allí el tráfico se liberó y cada quien toma ruta para su destino.

Pero mire las cosas de la vida y las casualidades las dos camionetas blindadas se estacionan en una gasolinera, donde unos cinco o seis guardaespaldas acompañan a una dama hacer sus compras a la tienda de conveniencia.

081F975E-683D-4B04-971A-33DD6E24C31B

Una voz dice el abogado quiere café, aparentemente la persona que tiene el privilegio de viajar bien escoltado y en dos camionetas blindadas, una con placas y la otra sin ninguna identificación.

Salieron del lugar a alta velocidad y se perdieron en la inmensidad de la carretera CA-5, seguramente debían de ir a cumplir alguna misión importante y llegar pronto a su destino.

Y así fue, la misión de la comitiva llevaba un objetivo, ambas camionetas hacen una nueva parada, esta vez en un restaurante a la orilla de carretera a la altura del Lago de Yojoa.

Es decir las sirena y las luces de policía se encendieron en el bulevar del Norte de SPS, porque el señor poder que iba al mando de esta excursión le urgía llegar al lago a saciar su hambre con un rico pescado frito…

Moraleja, lo que ayer era malo, hoy es malo y mañana seguirá siendo malo, la única diferencia es desde que ángulo miras el abuso de autoridad de algunos funcionarios públicos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − 14 =