Héctor Flores señala que el pueblo hondureño aún no está listo para entrar en un proceso de consulta popular

Héctor Flores señala que el pueblo hondureño aún no está listo para entrar en un proceso de consulta popular


A 13 años del golpe de Estado del 2009 contra el expresidente Manuel Zelaya, el pueblo hondureño aún no está preparado para ir a una consulta popular, señaló al poeta y gestor cultural hondureño, Héctor Flores conocido como “Chaco de la Pitoreta”, en el programa “En La Mira” del periodista Carlos Martínez.

Y es que para este día se podría estar anunciando lo que es a primera convocatoria a un plebiscito,  si se quiere una asamblea nacional constituyente, pues la presidente Xiomara Castro, invitó al foro “Una nueva Constitución democrática, para que los hechos (del 2009) no se repitan”, en conmemoración al 28 de junio, en Casa Presidencial.

Screenshot_20220628-051349_3

Antes de ello, Flores dijo que está de acuerdo con una nueva Constitución de la República, “es más si me tocara trabajar por una nueva Constitución lo haría”.

“Lo que pasa es que una Constitución se tiene que hacer en el consenso y en el constructo colectivo, y no desde la decisión de unos sectores, sea de un lado o de otro, porque la Constitución de la República no representa sectores; representa al país, y creo que la nuestra es obsoleta pero además de ser obsoleta, está mal construida”, continuó diciendo el entrevistado.

Respecto al foro en el que se podría anunciar primera convocatoria a un plebiscito, confesó no estar de acuerdo.

“Pienso que no, que el pueblo no está listo para entrar en ese proceso de consulta, yo creo que, y lo creo con profunda convicción que tenemos que dar el paso a la nueva Constitución, a la constituyente, pero creo que el paso previo a la nueva constituyente no es la consulta desde plebiscito, desde esa mesa dinámica sino es la consulta local, en los pueblos para que cuando tengamos que llegar a eso, el pueblo sepa a lo que va”, sugirió.

Dijo que hacer la convocatoria en este momento, sería “cometer el mismo error anterior, que fue tomar la decisión en las esferas de poder y no haber consolidado al pueblo, preparar al pueblo para defendiera cómo era ese proceso”.

Constitución original o derivada

En ese sentido, Flores expuso que prefería que fuera una combinación de las dos. “Yo creo que la Constitución tiene que ser original, en tanto esa constitución responda, defina y desarrolle procesos que articulen el desarrollo de Honduras en todas sus dimensiones”, declaró.

Además, dijo que “también tiene que ser derivada en el sentido de cómo nació que somos parte de una geopolítica global, de un universo social, que se construye, incluso, más allá de las fronteras estamos llamados a reconocer las identidades globales”.

“No pensemos que Honduras va a tener una Constitución que la va aislar del mundo, al contrario tiene que ser una Constitución que le acerque al mundo, pero defendiendo y protegiendo la identidad local que nos define como hondureños”, reflexionó Flores.

En relación a que la lucha que comenzó en las calles un 28 de junio del 2009, pasó a las urnas en un primer y segundo proceso electoral,  y en el tercero se convirtió en Gobierno, comentó que él no estaba de acuerdo.

“Yo no estaba de acuerdo, siempre he creído, siempre sostuve que el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) no debería y no era el momento para que se convirtiera en un instituto político”, sostuvo Flores.

Lo anterior, porque para él “estaba de por medio todo un proceso de consolidación de un movimiento social que podía articularse mejor, antes de llegar a la dinámica de la elección. Primero porque no estaban dadas las condiciones para ir a un proceso electoral, y luego la historia me dio la razón, para ir a un proceso transparente que permitía que el voto de la gente fuera legal”.

Indicó que el expresidente Juan Orlando Hernández, nunca ganó una elección, “Juan Orlando se impuso y punto, y los partidos políticos, incluso el nuestro, Libre (Partido Libertad y Refundación), que se constituyeron como partido político lo que hicieron fue justificar esa imposición, porque al participar en el proceso le dio legitimidad”.

Para el poeta, sino se hubiese participado, lo hubiesen seguido considerando todavía el tema del golpe de Estado como la causa de la lucha de los pueblos.

Explicó que hay un momento del camino en el que personas como él se dan cuenta que la vía electoral también es una salida, “pero no necesariamente esa salida se asume participando del proceso electoral, yo podía sumar a la búsqueda del poder sin necesidad de estar buscando una cuota de poder y esa fue la mística de muchos sectores, que fue sumando y fue consolidando lo que después fue Libre como partido político o Libre como el brazo político del Frente Nacional de Resistencia Popular”.

Sabor de boca que le dejan, los que iniciaron en las calles y ahora ocupan puestos públicos

“Tengo dos opiniones al respecto, primero es que al haber participado les hace responsables de no haber satisfecho las necesidades por lo menos mentales que teníamos a nivel de esperanza, por ejemplo los del Congreso, se podía haber hecho más, no era imposible hacer algo desde el Congreso manejado por Juan Orlando Hernández”, sentenció.

Dijo que uno no puede ser tan drástico y querer exigirle a esa gente más de lo ya no era, “bastaba con que abrieran la boca, aunque pocas veces lo hicieron creo yo, pudieron haber pedido más a los pueblos y contarle lo que estaba pasando sino tenía espacio para hacerlo, podían llegar a los departamentos y socializar con la gente”.

ANTECEDENTES

Este 28 de junio se cumple un nuevo aniversario de que el entonces presidente Manuel Zelaya, fuera sacado en pijama por los militares en horas de la madrugada de su residencia y expulsado a Costa Rica, concretando un golpe de Estado en su contra.

Flores recordó como si esa parte de la historia de Honduras hubiese sido ayer. Memorizó como el país, incluyendo medios de comunicación, fue militarizado y como los cuerpos de seguridad, engañaban a los protestantes para hacerlos llegar al sitio que ellos querían para acorralarlos y reprimirlos. Recordó que en una de esas represiones hubo personas desaparecidas y otras que recibieron balazos, como es el caso de Isis Obed, quien se convitió en un símbolo de la resistencia.

Para él, quien fue uno de los que estuvo permanentemente en las calles, fuese quien fuese el presidente al que le dieran golpe de Estado hubiese estado en contra.

Manifestó que no era precisamente porque era Manuel Zelaya, al que lo habían sacdo del poder, sino porque con ello se violentó el orden constitucional.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + veinte =