Hasta el 20 junio se conocerá los años en prisión para el presidente de DESA, por el asesinato de Berta Cáceres

dt.common.streams.StreamServer-93-1024x570


Desde el 5 de julio de 2021, la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV) logró un histórico fallo de culpabilidad en el juicio oral y público en contra del Presidente Ejecutivo de la empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), Roberto David Castillo Mejía, declarado culpable como coautor del delito de asesinato en perjuicio de la líder ambientalista e indígena, Berta Isabel Cáceres Flores.

Pese a ello, la Sala I del Tribunal de Sentencia con Jurisdicción Nacional aún no emite su pena concreta, ya que la primera audiencia de lectura de fallo señalada para el 4 abril pasado fue reprogramada para el 18 de mayo anterior y luego se trasladó para el 31 de mayo próximo, fecha que nuevamente se postergó para el próximo 16 de junio y que ahora mueve para el 20 de junio.

Significa que, en cuatro ocasiones se ha dilatado la notificación en este emblemático caso, cuya pena abstracta oscilaría de 20 a 25 años de reclusión y que el 3 de agosto de 2021 en audiencia de individualización de pena el Ministerio Público solicitó el castigo máximo de 25 años de cárcel, señalando como circunstancias agravantes que el hecho se ejecutó con abuso de superioridad o confianza, por medio de precio o recompensa y cometiendo el delito por motivos racistas u otros relativos a la ideología.

Como se recordará, entre la prueba evacuada en el juicio, que duró dos meses, fue determinante y reveladora la extracción y vaciado de información en dispositivos celulares del imputado y otros involucrados, para establecer que Castillo Mejía concertó la muerte de Cáceres como parte de un plan para eliminar cualquier obstáculo que interfiriera con las operaciones de DESA sobre el río Gualcarque, territorio ancestral del pueblo indígena lenca.

De esta manera, la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida demostró la responsabilidad del presidente de DESA en este crimen de impacto perpetrado el 3 de marzo de 2016 en la vivienda de la víctima ubicada en la Residencial El Líbano, La Esperanza, Intibucá, al lograr concatenar el cruce de mensajes y llamadas entre David Castillo y Douglas Geovanny Bustillo (condenado) y a su vez éste con otros hechores (condenados).

Es notorio mencionar que la prueba científica y de índole documental y testifical la recabó un equipo multidisciplinario que designó el Fiscal General de la República y que integró la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida, la Fiscalía Especial de Etnias y Patrimonio Cultural, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y la Dirección General de Medicina Forense (DGMF).

La primera condena por este sonado caso se obtuvo el 29 de noviembre de 2018 en contra de Sergio Ramón Rodríguez Orellana (Gerente DESA), Douglas Geovanny Bustillo (exmilitar), Mariano Díaz Chávez (Mayor Ejército), Edilson Atilio Duarte, Elvin Heriberto Rápalo Orellana, Henry Javier Hernández Rodríguez y Oscar Aroldo Torres Velásquez, culpables por el delito de asesinato en perjuicio de Berta Isabel Cáceres Flores y asesinato en su grado de ejecución de tentativa en perjuicio de un testigo protegido. Dicho juicio se desarrolló durante cinco semanas y los fiscales presentaron más de 100 pruebas entre testimoniales y científicas, con las que se expuso la participación que tuvieron los sentenciados, antes, durante y después del hecho.

Se reitera que la presente causa aún sigue abierta y se trabaja en identificar otros autores intelectuales involucrados en el asesinato de la activista de derechos humanos Berta Cáceres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.