Guanajeños relatan ‘infierno’ que vivieron y cómo se salvaron de morir calcinados

Un habitante contó que como guanajeños, están muy mal por el desastre que se suscitó. Y consideró que con todo lo sucedido son 30 años de retraso lo que les ha provocado.

Como terribles imágenes de una pesadilla, quedaron impregnados en la memoria de los residentes de Guanaja, cuando esta madrugada despertaron bajo un inusitado y estrepitoso crujir de edificios, fuego y gritos.

Todas esas horribles vivencias han sido relatadas por ellos todavía incrédulos de la tragedia que han vivido.

María McCoy, reside en este Guanajeño cayo de Bonacca, relató que el incendio inició entre las 2:00 y 3:00 de la madrugada.

«Nosotros estábamos dormidos cuando pasó un vecino anunciando que había fuego y todos nos levantamos asustados. Ellos mismos corrieron para tratar de apagar las llamas con lo poco que teníamos en la isla», relató.

Asimismo, mencionó que la mitad del cayó quedó destruido, muchas familias quedaron en la calle porque se quemaron sus casas.

«Dios es misericordioso porque el fuego no alcanzó las gasolineras que tenemos en Guanaja. Mi familia está bien, pero muchas personas necesitan ayuda y pedimos apoyo a todos», clamó McCoy.

Relató que los daños son solo materiales, porque las personas evacuaron para salvar sus vidas. Y es que a pesar que unas siete personas resultaron heridas, lo cierto es que por las condiciones y ambiente en donde se produjo el siniestro, era como para que a esta hora estuviéramos lamentando una tragedia sin precedentes.

«Muchos habitantes se movieron al otro lado de la isla para conservar su vida y huir del incendio», relató.

Asimismo, destacó que aparte de las casas, se quemaron varios supermercados, la escuela y negocios.

«La iglesia y centro de salud no fueron consumidos porque mi esposo llegó a apagar el fuego ya que estaba cerca de nuestra casita», indicó.

Otra ciudadana dijo que el incendio se expandió muy rápido y causó y que esa había sido el porqué de la tragedia tan grande que vivieron.

«Nosotros sabíamos que el día que pasaría esto íbamos a ser muchos los afectados porque las casas estaban muy pegadas. No obstante, no pensé que iba a ser tanto el daño, la isla quedó irreconocible, una ruina”, lamentó.

Luego de que se logró controlar el siniestro, varios pobladores regresaron a ver los daños en sus viviendas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + trece =