Gobierno Venezuela se apodera del Congreso, elige nueva directiva, pero Guaidó se reelige

El Gobierno de Nicolás Maduro forzó el domingo una votación que impuso una nueva directiva en el Congreso de Venezuela después que militares armados impidieran que los opositores ingresaran al edificio, un accionar que desató una condena generalizada de la comunidad internacional, que ratificó su apoyo a Juan Guaidó.

Tras esa maniobra oficialista, el líder opositor Guaidó replicó con una sesión en otro sitio de Caracas en la que fue reelegido como jefe de la Asamblea Nacional.

En medio de la crisis política venezolana, la única instancia reconocida por la comunidad internacional es la Asamblea Nacional dirigida por Guaidó, a la que las autoridades han cercado mediante decretos que le restan funciones o sentencias judiciales contra diputados.

Legisladores oficialistas y parlamentarios echados de la oposición por corrupción designaron a Luis Parra como nuevo jefe del Congreso, en una sesión en la que no se informó ni del quórum ni quiénes votaron por él y que se llevó a cabo pese a la ausencia de buena parte del bloque opositor.

Luis Parra, diputado oficialista

Pero horas más tarde, Guaidó fue reelegido por 100 legisladores en una votación que tuvo lugar en la sede de un diario de Caracas contrario al Gobierno de Maduro.

La bancada oficialista cuenta solamente con medio centenar de miembros, pero escudándose en los retrasos para el inicio de la sesión -generados por el accionar militar en las afueras del edificio parlamentario- dio inicio al cónclave y de manera improvisada realizó la votación a favor de Parra, en la que no pudo estar Guaidó.

Mientras se realizaba la votación de los opositores, Maduro participó en un juego de sofbol con partidarios del Gobierno y efectivos de las fuerzas armadas en una localidad cercana a Caracas, y antes de iniciar el partido, aseguró que la Asamblea Nacional tenía un nuevo liderazgo opositor.

“Guaidó no quiso entrar (al Parlamento) porque no tenía los votos” para su reelección por un año más, agregó Maduro en la televisión oficial.

Aunque Maduro dijo que Parra, y otros dos diputados que integran la directiva, representan a los partidos de oposición, esas agrupaciones los han expulsado o separado de sus funciones debido a denuncias de corrupción en los últimos dos meses.

Para mantenerse en el cargo, Guaidó requería 84 sufragios, o la mitad más uno de los parlamentarios de la Asamblea de 167 diputados. Testigos Reuters dentro del hemiciclo pudieron ver una votación conjunta a mano alzada en medio de gritos y empujones con algunos pocos opositores.

Tras la votación paralela en el diario El Nacional -que dejó de circular en papel en diciembre de 2018 y sólo mantiene su portal web-, Guaidó volvió a mostrar un tono desafiante. “Hoy volvimos a derrotar contundentemente las pretensiones de la dictadura”, señaló.

“La dictadura comete otra torpeza: atropella parlamentarios, desaparece diputados (…) Hoy toman el parlamento, violando el reglamento, militarizando”, agregó el político de 37 años, a quien horas antes se había visto forcejeando con las fuerzas de seguridad para tratar de superar los vallados y así ingresar al parlamento.

Lo ocurrido generó el repudio de la comunidad internacional.

Mike Pompeo, secretario de Estados de Estados Unidos en un comunicado, reiteró el apoyo a Juan Guaidó. Dijo que por meses funcionarios del gobierno “corrupto han participado en una campaña ilegal, violenta y despreciable de arrestos, intimidación y soborno para destruir la última institución democrática en Venezuela, la Asamblea Nacional”.

El Gobierno de México dijo que hace votos por que la Asamblea Nacional pueda elegir democráticamente su junta directiva, de acuerdo con su Constitución.

Por su parte, el canciller argentino, Felipe Solá, dijo que “impedir por la fuerza el funcionamiento de la Asamblea Legislativa es condenarse al aislamiento internacional” e instó al gobierno de Maduro “a aceptar que el camino es exactamente el opuesto.

Guaidó sostuvo que el martes los diputados acudirán a la sede del Congreso a realizar la sesión ordinaria. El legislador opositor Henry Ramos, por su parte, señaló que “el martes iremos y nos atropellarán y sesionaremos en otro lado”.

Información cortesía de Reuters.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


14 − 6 =