Familiares de joven asesinada por oponerse a ser violada, exigen la captura del responsable

Imagen N24 (17)

Naomi Espinoza tenía apenas 16 años de edad cuando fue asesinada en su casa por un vecino que intento abusar de ella, la joven peleó para evitar que eso pasará, sin embargo, el desalmado hombre ante la resistencia de la joven, decidió quitarle la vida de varias puñaladas.

Los hechos ocurrieron en  la colonia Altos de la Independencia de Tegucigalpa, el pasado viernes, 10 de junio.  Un lamentable suceso que condena Alma Xiomara Espinoza, madre de Naomi, quién con tristeza relató para un medio local la forma en que encontró a su hija, afirmando que ella aún estaba con vida en las afueras de su vivienda, tirada en el suelo, con varias heridas en su cuerpo, producto de un arma blanca, tipo cuchillo, la trasladaron al Hospital Escuela, pero falleció en el camino.

De acuerdo con la información preliminar, el agresor identificado como William Aaron Flores, de 21 años de edad, ingresó a la vivienda mientras la joven se preparaba para asistir a su centro educativo con el fin de abusar de ella.

«Ella iba para el colegio y un vecino la apuñaló. Nunca pensamos que iba a hacer esto. Pedimos justicia. Que agarren a ese maldito y lo metan preso», exigió la madre de la menor.

De acuerdo información, la joven se defendió, y el agresor al no lograr someterla la apuñaló en reiteradas ocasiones, saliendo del lugar con rumbo desconocido.

La madre insistió en que «Afuera de la casa la hallamos, tirada, apuñalada. Una vecina nos gritó que la niña estaba apuñalada. Pedimos que agarren a ese maldito, que lo metan preso».

«A él lo conocemos desde pequeño, nunca imaginamos que él le iba hacer eso a la niña».

Continuó diciendo que : «ella era una niña que del colegio a la casa, nunca tuvo problemas con nadie. Llevaba buenas notas, era buen estudiante».

Entre tanto, la tía de la víctima, Deysi Fuente, refirió que cuando iba auxiliar a la menor se encontró con el agresor, sin imaginar que él había cometido el crimen.

«Yo encontré a ese maldito, yo no sabía que él había hecho eso, sino yo lo mato. Ella me decía ´¡ayúdeme, ayúdeme!´, la llevamos al hospital, pero ya iba muerta», comentó la tía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.