Cuerpos de jóvenes asesinadas en Roatán aún sin ser retirados del vehículo

Familiares de isleñas asesinadas por «Gringo» se van a la capital y exigen justicia

Tegucigalpa.- La búsqueda de justicia para las tres jóvenes asesinadas en Roatán, Islas de la Bahía, ha llevado a sus familiares a emprender un viaje hacia la capital en demanda de respuestas. A pesar de que el Ministerio Público (MP) giró un requerimiento fiscal el pasado 12 de enero contra Gilbert Reyes, ciudadano estadounidense, por su presunta responsabilidad en estos crímenes, los avances en el caso han sido prácticamente nulos.

Según información proporcionada por la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), pruebas científicas y testimonios han colocado a Gilbert Reyes como el principal sospechoso de los asesinatos de Nikendra Mccoy, Dionnis Sorlozano y María Antonia Cruz.

En aquel momento, el fiscal general, Johel Zelaya, anunció que una de las acciones que emprenderá el MP será solicitar la extradición del individuo al gobierno de Estados Unidos. «Se solicitará la extradición, hay un tratado vigente de 1909 y ampliado en 1927», afirmó Zelaya, enfatizando en la importancia de la reciprocidad y subrayando que la extradición debería ser un acto de justicia y moral más allá de los tratados y convenios.

Zelaya aseguró que es deber del MP brindar certeza a la población hondureña de que habrá justicia en este caso. Sin embargo, poco o nada se ha avanzado en el caso, o al menos hasta donde las autoridades han informado, porque no hay novedades.

Mientras tanto, los familiares de las víctimas, agobiados por la falta de avances en la investigación, continúan exigiendo una respuesta concreta. La espera de que se haga justicia se torna cada vez más angustiosa para quienes claman por el esclarecimiento de estos crímenes atroces contra estas jóvenes, asesinadas a principios de enero de este año.

Deja tu comentario