Falsas percepciones de algunas personas las conducen no usar o mal utilizar la mascarilla

Incluso hay quien ponga de excusa que no tiene dinero para comprar una mascarilla, pero que su modo de vida indica que sí deja presupuesto para otros asuntos, como la compra de saldo para teléfono, compra de cervezas, lotería, etc. Y claro, cada quien es libre de hacer con su dinero lo que le place, pero el uso de la mascarilla es, además, por el bien propio de la persona, es una obligación por el respeto al derecho de los demás.

El doctor Ramón Gonzales dice que el problema es de falta de educación de la población para comprender de qué le puede salvar el uso de la mascarilla. “Muchas personas pueden ser asintomáticas y andan contagiando a otras personas y después andamos buscando culpables, ese es el problema que siempre andamos buscando culpables una vez que a la familia llega esa enfermedad”, expresó.

El galeno considera que el no uso de la mascarilla es un problema que no solo se presenta en el área rural, pues en ciudades como San Pedro Sula es frecuente observar como grupos familiares enteros no usan mascarilla, en los buses se encuentra a personas que no usan mascarilla, a menudo los mismo motoristas y ayudantes incumplen esta ley, porque hay que recordar que es una ley.

“Usted se va al mercado mira que las personas que están atendiendo a los clientes andan sin mascarilla, incluso a los centros de salud llegan personas que quieren recibir consulta y andan sin mascarilla; se imagina que llegue una persona asintomática, solo a contagiar a muchas otras personas llegaría”, recordó Gonzales.

“Allí acuden personas embarazadas, niños, personas de la tercera edad. Y yo les he preguntado y lo que dicen es que ‘no a mí ya me pegó’, eso lo dicen porque creen que una vez que le dio la enfermedad ya no se pueden volver a contagiar, según que ellos creen, ya crearon anticuerpos”.

Para el doctor Gonzales, cada empleador está en la obligación de explicar a sus empleados la importancia en usar la mascarilla. “Cada empresario, cada dueño de negocio tiene que ser consiente de explicar a su trabajador la obligación de portar la mascarilla.

Aseguró que en los centros de salud todos los días impartes charlas acerca de la importancia de las normas de bioseguridad, como el lavarse las manos de forma constante con agua y abundante jabón, uso de la mascarilla, uso de gel.

“Todos los días, sin embargo, yo miro como un retroceso, pareciera que entre más charlas se dan, más se confía la gente y se descuida y va perdiendo el respeto a la enfermedad”, apuntó que desgraciadamente gran parte de la población no cree en la enfermedad y no quiere hacer caso.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *