Fallo de la CIDH pone al descubierto cadena antidemocrática en Honduras

sala de lo constitucional
Dicha cadena fue la piedra angular para llevar a cabo el ilegal acto de re-elección presidencial en Honduras, una acción que a todas luces lucía ilegal, pero que al amparo de interpretaciones de la ley quiso ser vista como legal.

Es así como un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), conocido en las últimas horas indica que la REELECCIÓN PRESIDENCIAL NO ES UN DERECHO HUMANO, tal como hace escasos años atrás, fue el argumento central para que la Sala de lo Constitucional se pronunciara a favor, a pesar que la misma Constitución indicaba, tal como está escrito todavía, que en Honduras no existe la reelección para el Poder Ejecutivo.

La CIDH indica que la figura de la reelección presidencial afecta la democracia y no es un derecho que esté protegido por la Convención Interamericana, ni por el corpus iuris del derecho internacional referente a los derechos humanos.

El fallo también indica que la prohibición de reelección indefinida es compatible con la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, la Declaración Americana sobre los Derechos Humanos y Deberes del Hombre y la Carta Democrática Interamericana.

Por lo tanto, la habilitación presidencial indefinida es contraria a los principios de una democracia representativa, por ende, las obligaciones establecidas en la Convención Americana y la Declaración Americana sobre los Derechos Humanos y Deberes del Hombre.

Al respecto el exfiscal general, Edmundo Orellana Mercado, expuso que es justo la respuesta que se esperaba de parte de la CIDH, porque en Honduras, la reelección careció de los elementos fundamentales para poder constituirse en un derecho humano, porque solo viene a favorecer a quienes han sido Presidentes.

“Y eso, desde luego, solo favorece a unos cuantos, carece del elemento de universalidad que postula la naturaleza de todo derecho humano. Así que esta es una decisión que viene a decirnos a los hondureños, igual que a todos a aquellos pueblos a quienes se les ha impuesto la reelección VÍA JUDICIAL, que las decisiones que se tomaron en su oportunidad en esas instancias, fueron decisiones irresponsables totalmente”.

“Porque invocaron conceptos e instituciones que eran inexistentes, por ejemplo, en el caso de la Sala de lo Constitucional hondureña dijo en su oportunidad que lo hacía como ‘PRÁCTICA DEL CONTROL DE CONVENCIONALIDAD’; eso es una SOBERANA ESTUPIDEZ porque la Corte ni se había pronunciado ni la Convención tiene algo al respecto y en consecuencia, nada tenía que postularse como ‘control de convencionalidad’. Solo era el argumento arbitrario de la Sala, referente a que la prohibición de reelección era inconstitucional, lo cual PLANTEÓ UN ABSURDO GIGANTESCO”, expuso el doctor Orellana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 − 4 =