Expresidente del BCH dice que Palmerola será una carga tributaria para Honduras

El economista Hogo Noé Pino dice que las expectativas creadas sobre el aeropuerto de Palmerola, fueron sobredimensionados, y al no cumplir tales metas, el Estado tendrá que pagar indemnización a la concesionaria.

Si esto es así como lo ha planteado el expresidente del Banco Central de Honduras (BCH), la asociación con la empresa Aeropuertos de Munich, concesionaria de Palmerola, habrá dejado por lejos ser una inversión para el país, porque al final de cuentas todos los riesgos habrán corrido por parte del Estado, mientras que los empresarios extranjeros ¡muertos de la risa!

“En primer lugar hay que recordar que Palmerola es una alianza pública privada, cuya concesión se dio bajo una serie de proyecciones totalmente equivocadas, por ejemplo, se habló que Palmerola iba a movilizar 800 mil pasajeros, cuando Toncontín no llegó ni a la mitad de eso; qué quiero decir con esto”.

“Que Palmerola va a ser una carga tremenda para el Estado hondureño debido a que esas proyecciones no se van a cumplir y la pandemia ha venido a agudizar esto y lo más preocupante es que nos e va a recuperar el volumen de tráfico aéreo dentro de los próximos 5 a 8 años”.

“Porque no solo es la necesidad que la pandemia haya desaparecido, sino que también los hábitos han cambiado, como las reuniones profesionales que habían, empresarios o turismo de negocios se va a ver disminuido radical y permanentemente”, expresó el economista Pino.

A la vez tildó como una falta de seriedad el que se haya dicho que Palmerola se va a convertir en un centro logístico regional y un invento de la presente administración gubernamental.

“Cómo se va a comparar un centro logístico regional cuando tenemos el Canal y Zona del Canal de Panamá que mueve millones contenedores al año, cómo se va a comparar con Comalapa o aeropuerto Arnulfo Romero en El Salvador, por ejemplo”, expuso.

Desde luego que el aeropuerto de Palmerola va a prestar su servicio y más que se está obligando el cierre de Toncontín, dijo; pero no es solo eso.

“Yo tengo una preocupación adicional. Que el movimiento sea tan bajo, pero tan bajo, que al final exijan disminuir las operaciones en el aeropuerto de San Pedro Sula”.

Después de todo esta concesionaria se ha salido con tantos beneficios que originalmente no estaban contemplados, entre otros, extensión de fechas de inicio de operaciones, extensión presupuestaria de inversión de parte del Gobierno, cierre del aeropuerto de Toncontín, pago de indemnización en caso de no cubrir la cuota de pasajeros, etc. Al final un caso símbolo de cómo no deben actuar los gobernantes en contra de su propio país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 6 =