Exalcalde sampedrano Rodolfo Padilla Suncery relata pesadilla que vivió para huir de “quienes tienen secuestrada a Honduras”

Captura Padilla

Con el apoyo de su familia, una medianoche tomó camino al estilo migrante, con coyote pagado, dado que su pasaporte estadounidense se había vencido producto de la misma condición que venía viviendo en el país.

Pero él sale sin siquiera un dólar en la bolsa, todo lo llevaba el coyote, sin embargo, el traficante cayó en manos de la policía y él se quedó sin saber en dónde estaba, sin conocer a nadie, sin poderse comunicar y sin dinero.

Aguantó hambre, sed, durmió a la intemperie, lavó platos para poder comer; no obstante, logró llegar a la frontera de Estados Unidos, donde todo cambió cuando se identificó y el guardia de migración le dijo que le estaban esperando’. Suncery es estadounidense por nacimiento.

Pero retrocediendo al inicio de su pesadilla, relata que fue el mismo día en que asumió el cargo edilicio cuando tuvo el infortunio de recibir en su oficina a un enviado de las tinieblas quien llegó con una propuesta indecorosa y ese despojo no aceptó un no por respuesta.

Después de cinco años de haber salido de Honduras, muy dolido, no tanto por estar siendo objeto de acusaciones judiciales, sino por enterarse en primera persona, de cómo las instituciones operadoras de justicia permanece secuestradas por grupos de tenebroso poder, el exalcalde Rodolfo padilla Suncery rompe el silencio y brinda una impactante entrevista al periodista Carlos Martínez, en el programa “En La Mira”.

“Cuando yo gano la alcaldía, competimos contra Tuky Bendaña, mi presidenciable era Mel Zelaya, el presidente Zelaya, contra Pepe Lobo. Llegamos a la alcaldía y el día que asumo en enero del 2006 tengo la visita de un político, excandidato presidencial del Partido Nacional, me venía hablando de un tema que era cuestión heredada que era de una empresa de maletín que se llamaba Sulambiente, no sé si se llama así todavía o no sé, yo me he desconectado bastante y me trató de sobornar para que pudiéramos, para que yo le solventara esa cosa”.

“Incluso ofreciendo participación en la empresa y toda la cosa. Y yo de buena voluntad le dije, ‘mire yo no tengo absolutamente nada contra usted, pero va en contra de los intereses de la ciudad y no lo vamos a hacer’. Yo no conozco ninguna persona que tenga camión, ni tengo algún compromiso con alguien que tenga camión, si usted tiene los camiones yo se los pongo a trabajar todos y le pagamos y podemos hablar con la corporación a ver si se le aumenta la tarifa por tonelada métrica”.

“Él me dijo así categóricamente. ‘¡No papá, a ese precio pierdo encendiendo los camiones! además, tendríamos que esperar hasta en abril porque no tenemos ningún camión’. A mí me sorprendió eso y le dije que no.

“Estas personas pretendían que si nosotros pagábamos 190 lempiras por tonelada recolectada que a ellos les pagáramos 880, lo que es algo ridículo e hicimos los números y definitivamente no se podía; aparte que era inmoral”, afirmó Padilla.

Pero esa solo fue la primer lluvia, porque en los días subsiguientes comenzó el ‘aluvión’. “En esa misma semana recibí llamadas de banqueros; uno de ellos me explicó que este señor, excandidato presidencial nacionalista, que se había puesto a la orden para drenar las finanzas municipales les debía a ellos tres millones de dólares, que por favor le ayudara y llegó a tener un tono de chantaje en cierto momento”, expresó.

“Oiga lo que sucedió antes del mes de ser alcalde, una persona en la que yo tenía relativa confianza, me llamaron a una reunión, donde un exministro del gobierno de Maduro y que también era asesor del Congreso Nacional de ese entonces, llamó en mi presencia a la fiscal contra la corrupción y le dijo. ‘Oíme, fíjate que el alcalde de San Pedro Sula no nos quiere resolver aquel asunto’. Entonces le contesto el fiscal de la corrupción, ‘no se preocupe jefe que yo en menos de dos meses se lo tengo preso”.

Ese fue el inicio de su pesadilla relató el ex edil. “Y desataron una persecución salvaje en mi contra porque dijimos que sobre mi cadáver se iba a otorgar ese contrato con Sulambiente. Lo irónico es que todos esos actores fueron parte del golpe de Estado”, afirmó.

“En una situación en donde están involucradas todas las estructuras de poder de Honduras y así empezó mi persecución. Lo raro es que en todas estas persecuciones nadie dijo que me robé, o qué delito cometí”, adujo Padilla Suncery.

“Es increíble lo que sucede en Honduras, miran a la gente como un artículo que se puede comprar y vender, que no tiene dignidad y ahí es en donde se jodieron conmigo, porque a mí no me pudieron comprar, porque yo no me vendo, porque tengo dignidad”, afirmó.

Otros ‘pecados’ de Rodolfo Padilla Suncery, además de haber rechazado la ‘oferta’ de Sulambiente, fue: haber apoyado de forma abierta el proyecto de la Cuarta Urna, haber rechazado una propuesta para apoyar al presidente defacto declarando que lo que había sucedido en Honduras había sido una sucesión presidencial, como también rechazó apoyar a un candidato presidencial.

Dentro de todas las arbitrariedades que se cometieron en su contra, dice Padilla que solo un derecho reclama. “Yo quiero que se me restituya una situación que es el derecho a la verdad, que se diga la verdad”, sin embargo, ha sido tanto el dolor infringido que hasta la esperanza parece haberse ahogado.

Durante su ausencia del país han ocurrido muchas desgracias familiares en donde él no ha podido estar al lado de sus seres queridos, reprochó. “murió mi tío que yo adoraba, murió otro tío y tampoco pude estar con él, murió mi abuela y no pude estar allí, murió la mamá de mi hijo y yo no lo puede acompañar.

“Así como un día presentaron un papel diciendo ‘está la firma de Mel que renunció’, de igual manera se inventan unas mentiras y las repiten en ese país que es algo espantoso. Óigame, y la gente que está atrás de eso, mire, el Poder Judicial y los fiscales esos son instrumentos, meros instrumentos, meros servidores de los que verdaderamente mandan en el país”.

“Esas son personas vendidas al poder, punto. Esa es la desgracia de nuestro país realmente. Porque como le digo, está absolutamente claro que no queda ninguna duda que era por un interés económico que no me querían tener a mí en la municipalidad de San Pedro Sula”, señaló.

El viernes anterior un tribunal rechazó conceder amnistía al ex alcalde sampedrano ¿cómo lo tomó Padilla Suncery?

“A mí lo que me da pesar es que llamaron mis niñas, me llamó mi hijo y estaban llorando y le dije que por qué, si nada cambia, en mi situación no cambia absolutamente nada. Como le digo, yo no le pido favores a nadie, a mí me cuesta pedir un favor a alguien”.

“Entonces instancias van a haber siempre. A mí me alegra que va a llegar la CICIH a Honduras y si así resulta, tenga la plena convicción que yo voy a ser el primero que va a estar allí, exponiendo mi situación y nos vayamos a los casos y contando historias que también están documentadas en Washington, DC. Y en la comisión Interamericana de Derechos Humanos De todos los atropellos que han cometido conmigo”, adelantó con certidumbre.

Resultando así, se preguntó qué va a hacer la persona ex candidato presidencial, para entonces de su mismo partido, o la otra que refirió, también candidato presidencial nacionalista, pero de tiempos más próximos, por lo que entonces la esperanza en realidad no ha muerto, porque en el fondo Padilla Suncery aguarda su tiempo de justicia, más ahora que el cielo se está despejando, pues los oscuros nubarrones comienzan a disipar, como muestra clara que un nuevo día llega para Honduras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 5 =