Ex oficial separado de la Policía por la Depuradora aún continúa preguntando ¿POR QUÉ?

Es el sub comisario de Policía de Investigación, Pastor Ortiz Paz, él se considera que siempre actuó conforme a ley y eso por lleva su frente levantada siempre, porque está seguro que nadie lo señalará de acto alguno de deshonestidad; de ahí que la pregunta para los integrantes de la Depuradora sigue en pie. “¿Por qué causa me separaron?”.

Fueron 22 años de carrera policial que no pueden ser llevados así nomás, como por corriente de agua lluvia que se pierde en cualquier agujero. Es un oficial que vivió todos los procesos transformadores de la Policía de Investigación: DIC, DGIC, DNIC y DPI. “Pasé mis pruebas de confianza, ascendí en el 2015 y el 2016, pues me botaron”, expresó Ortiz concierta pesadumbre.

“Todavía pregunto y me voy a morir con ese deseo de saber ¿POR QUÉ ME BOTARON? Y ¿cuál fue el motivo que me botaron? Se pregunta todavía el subcomisario Pastor, porque la Depuradora nunca ha tenido el valor de expresarlo, dijo.

Detalló que en el acuerdo tan solo refiere que la cancelación es por reestructuración, pero eso se lo dice a todos los separados, entonces esa no es una respuesta. Y si así fuera, por qué entonces “la Comisión Depuradora envió una nota a los bancos para que no dieran crédito y tampoco pudiéramos abrir cuenta, se lo digo porque a mi un banco me rechazó una cuenta y me devolvió el dinero, hasta ese grado han llegado”, recuerda con amargura.

Reconoció, que como en toda organización, en su momento habían malos elementos en la policía. “Y sí teníamos personas que estaban fuera de lo que son los límites de policiales que dice el lema: ‘Servir y Proteger’, pero de 5,000 que somos los policías depurados, un 10% pudo haber tenido esa conducta; pero un90% de esa gente se tiró por una acción política”, señaló sin dudar.

Eso porque en el momento que le tocó a él se acercaban las elecciones y considera que las depuraciones llegaron como ‘chivo expiatorio’ para esconder parte de la corrupción que había y ha habido en el país, manifestó.

“Y siempre hubo esa forma de limpiarse como decimos nosotros, con lo que es la depuración de la Policía. Mire mi caso, nunca tuve audiencia de descargo; y yo puedo levantar mi frente. Y así como yo hay muchos oficiales y de escala básica que pueden levantar la cara para decirle al mundo que nunca fuimos delincuentes, tal como nos estigmatiza en la actualidad el señor Omar Rivera”, señaló.

Lo paradójico para los depurados, es que al momento que estaban siendo expulsados de la institución, en si mismos sabían no eran delincuentes, sin embargo también sabían que estaban quedando adentro personas que sí andaban por el ‘camino pando’, muchos lloramos de impotencia ante tanta injusticia, confesó.

También le llama la atención que sean más capturados policías activos que depurados. “Bueno vea el ejemplo que tenemos ahora (el caso de Sauceda) y así hay varios, no es que vamos a hacer trizas del árbol caído, no, no. Pero como nunca se investiga, la Depuradora está engañando tanto al señor Presidente, como al pueblo hondureño; ellos lo que han hecho allí es un modus vivendi”.

¿Quiere que le diga cómo es que hacían la lista para depurarnos?” Adelantó. “Mire, Vilma Morales, Omar Rivera, el pastor Solórzano y no sé quién es otra persona, se sentaban a tomar café viendo data show; a nosotros antes de iniciar todo este proceso nos decían, tómense fotografías de uniforme, de civil, de cuerpo entero, de todo, al final las metieron en una laptop. Y así se sentaron con tres oficiales también, de los cuales hoy dos generales”.

“Estas personas así, tomando café podían depurar en una tarde 50 ó 100 personas, óigase bien, SIN INVESTIGAR, solo viéndolas fotos y no le estoy mintiendo”, afirmó Ortíz.

Recordó con pesar como muchos inspectores y subinspectores, en un número aproximado de 200 “Que se graduaron ese año, sin por lo menos haber estado en una posta o estación, o en una posta municipal para decir que agarraron dinero”.

Con respecto a la llevada y traída idoneidad de la que ha hablado Omar Rivera de forma constante, Ortiz se preguntó qué es lo que Rivera entiende por idoneidad.

“Del mismo señor Sauceda se dijo en un tiempo, ‘mirá decile a Sauceda que allá lo espero’, por las maletas de dólares que iba a traer para estas personas, que sea cierto o no sea cierto yo no lo sé, pero el hecho que haya sido mencionado ya no es idóneo, sin embargo lo ascendieron, entonces dónde está la idoneidad ¿para quién? ¿Para ciertas personas y para otras no?

Lo inaudito, la Depuradora protegió ciertos efectivos de la institución para que nunca entraran a las listas de depuración. “Sí y están blindados todavía y hay bastantes de esos; como también hay bastantes inocentes que se fueron, señores de 60 años, cipotes jóvenes que se fueron”, manifestó.

Mire mi caso, yo quisiera todavía que venga alguna persona de la Junta Interventora, o algún señor ministro y se pare frente a mi y me diga ‘Pastor usted se va por esto, esto y esto, por feo, por viejo, por ladrón, cualquier babosada, por lo menos para saber antes de morirme, saber porqué me botaron. Y eso lo estamos pasando 5,000 personas más”, afirmó

Pero “hay mucha gente que se quedó porque tienen padrinos y eso funciona así en todas las instituciones, lastimosamente”, concluyó este oficial depurado que aunque reconoce que por su edad era de esperarse que su ciclo en la Policía había finalizado, no esperó nunca que lo sacaran de una forma denigrante.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


6 − uno =