Infernal ola de calor se extiende por Europa

La ola de calor se extiende por Europa y, con ella, las medidas extraordinarias para prevenir muertes y problemas de salud —como en Francia, donde en 2003 murieron miles de personas— y las informaciones sobre el tema acaparan la actualidad en lugares poco acostumbrados a temperaturas elevadas. Así lo afrontan en los principales países afectados:

Francia

Francia se prepara desde hace días para la llegada de la canícula, como llaman los franceses a la ola de calor.El Ayuntamiento de París, como otros en el centro y el este del país, ha activado el nivel de alerta naranja, el tercero en una escala de cuatro. Se trata, entre otras medidas, de mantener contacto con los más vulnerables, desde ancianos que viven solos hasta personas sin techo. La capital ha ampliado el horario de apertura de las piscinas, ha decidido dejar abiertos 13 parques las 24 horas del día y ha habilitado zonas refrigeradas en edificios públicos.

Alemania

“Deshidratación, golpes de calor, colapso circulatorio”. La prensa alemana ha amanecido este martes cargada de consejos para sobrellevar la ola de calor que en Alemania se espera que a partir del miércoles supere los 35 grados y alcance los 40 en algunos puntos del país. Este miércoles está previsto que sea el día más cálido de lo que llevamos de año debido a las corrientes que vienen de África. Comidas ligeras, beber mucha agua y nada de deporte intenso recomiendan en un país poco amigo del aire acondicionado. Entre los consejos, la prensa se detiene incluso en cómo pueden afectar las temperaturas a las relaciones laborales. “¿Es posible llevarse su propio ventilador al trabajo?”, planteaba en un listado de recomendaciones el sensacionalista Bild.

Roma, Italia

Reino Unido

Reino Unido comienza a acostumbrarse a un clima continental, de cambios drásticos y temperaturas elevadas. A un invierno en el que apenas ha llovido, ha seguido un mes de junio de tormentas y grandes descargas de agua, que finalizará con temperaturas sobrellevables en el sur de Europa pero agobiantes para los británicos. Los londinenses se preparan para rozar esta semana los 35 grados, y la Agencia para la Salud Pública de Inglaterra ya ha recomendado buscar la sombra, cubrir las ventanas y evitar la exposición directa a un fuerte sol que comienza a ser habitual en las islas.

Holanda

El Servicio Meteorológico holandés activó el lunes el denominado código amarillo (estado de alerta) en el centro, sur y este del país. El centro calcula que la temperatura máxima de este martes oscilará allí entre los 30 y los 36 grados, y el miércoles puede llegar a 31 grados, pero no que la ola se extienda a todo el territorio. Por su parte, el Instituto para la Salud y el Entorno ha puesto en marcha el plan nacional contra el calor en las mismas zonas geográficas. Sirve para informar a la red sanitaria de los problemas que pueda tener la población más vulnerable: mayores, enfermos crónicos o con problemas respiratorios, con sobrepeso, en hogares de ancianos y bebés, además de los que se encuentren en situación de marginación social.

Información cortesía de El País de España.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


17 − uno =