Eta, Iota, Covid y corrupción hundieron al 70% de la población en la pobreza

Estos cuatro demonios, dos eventuales, uno pandémico y otro endémico tienen sometida en la pobreza al 70 por ciento de la población hondureña, con un alza anual del 10.7%, solo en el año 2020, que lo compara con el 59.3% del año 2019, indica un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

De acuerdo con el mismo, la tasa de pobreza en los hogares de Honduras, un país con 9.5 millones de habitantes, registró «un incremento sin precedentes al pasar del 59.3 % en 2019 a una estimación aproximada del 70 % en 2020».

Un informe del Consejo nacional Anticorrupción publicado antes de las denuncias de horribles casos de corrupción durante el manejo de la pandemia, ubica a Honduras como uno de los países más corruptos de América Latina.

Puesto nada honorable producto de la estimación que entre 40 y 50 mil millones de lempiras (más de 2 millones de dólares) son robados cada año desde el erario público.

Los corruptos han hecho de Honduras un país con los niveles más altos de empobrecimiento y desigualdad del continente, provocando una masiva migración.

A tal grado que en los últimos años, la pobreza en Honduras ha mantenido una tenaz creciente, situación que «se agudiza por la caída en la producción» y la consecuente alza del desempleo, disminución de ingresos y precarización social de la población, añade.

El documento de la UNAH señala además que un 53.4 % de los hogares hondureños vive en extrema pobreza, un aumento de 16.7 puntos con respecto a 2019 (36.7 %).

La pobreza es el «reflejo de la debilidad estructural de la economía del país, la que siempre ha afectado a un alto porcentaje de la población, pero con la crisis del año 2020 se ha acentuado por el incremento de la pobreza coyuntural, especialmente la generada por los fenómenos naturales apareciendo la categoría de pobres climáticos», detalla.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *