Estudios científicos confirman que protección de la vacuna solo dura seis meses

vacunación maestros
De ahí que en muchos países del mundo se ha comenzado a la aplicación de dosis de refuerzo a de los seis meses a partir de la última inoculación.

Es lo que confirmó el intensivista sampedrano, Óscar Díaz, al ser consultado por el periodista Carlos Martínez, en la noche de este miércoles en el programa “En La Mira”, transmitido por Canal6.

“Esta situación actual en el país merece dos lecturas. Una, vamos a decir, la lectura positiva es el impacto favorable que tiene la vacunación en la medida que va alcanzando una mayor extensión en los núcleos poblacionales, o sea en las diferentes edades”.

“Y ese factor positivo se ha visto reflejado en la reducción clara en el número de hospitalizaciones y el número de defunciones, esa es, digamos una de las lecturas”, expuso de entrada Díaz.

“La otra lectura es, hasta cuándo esta estrategia es positiva. El mejor ejemplo de todo esto y en donde mejor se ha podido estudiar esta situación desde el punto de vista científico es en Israel”.

De ahí que hizo alusión a una reciente publicación realizada en una revista de Nueva Inglaterra en donde precisamente se analizan esos datos.

“Este reporte muestra que la población de Israel que ellos alcanzaron una tasa de vacunación de su población del 80% hacia finales del año anterior y empezaron a observar que habían tenido una reducción de casos tan significativa, que les permitió abrir totalmente su economía”, nada más engañoso.

“Sin embargo hacia finales del mes de julio de este año tuvieron un rebrote que les obligó a volver a tener medidas de restricción de movilidad social en función de una nueva cepa que andaba circulando en todo el mundo y que es la famosa cepa DELTA”.

“Entonces en esta investigación se ha demostrado que la inmunidad que uno adquiere con la vacuna tiene un tiempo limitado y generalmente esto se ve alrededor de los seis meses. Por lo tanto, la estrategia actual es que cuando usted más o menos está pasando cierto tiempo de vacunación le toca, inevitablemente ponerse un refuerzo”, planteó Díaz.

Por lo tanto y dado que en este momento honduras está experimentando una reducción en la incidencia resulta muy importante en no bajar la guardia, dijo Díaz, porque la enfermedad no termina con ese reflejo.

“En la medida que sigan pareciendo cepas nuevas, la inmunidad que hemos adquirido con las vacunas va perdiendo efectividad y eso está bien demostrado en el estudio que referimos y que es bastante completo”.

Expuso como factor para que continúen apareciendo nuevas variantes a que algunos países no lograr porcentajes elevados de vacunación o que facilita la creación de ‘semilleros’ de nuevas cepas

“Como el virus va cambiando porque no es homogénea la cobertura en el mundo, usted puede ver que hay países que tiene tasas de vacunación mucho más bajas que el nuestro; entonces eso propicia que esos grupos de humanos sean semilleros de nuevas cepas y eso esté recirculando”.

Planteado así, Díaz adelantó que vamos a tener que acostumbrarnos a continuar durante un prolongado tiempo, quizá un par de años más calculó, para mantener estas medidas de prevención (de bioseguridad) y tener que estarnos vacunando estacionalmente, o sea, cada determinado número de meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 2 =