Estados Unidos señala al gobierno de Nayib Bukele por tener supuestamente pactos con la MS-13

DX9A8446

La decisión de la corte de retrasar la extradición del pandillero “El Blue” señalado como el principal cabecilla de la MS-13 en EE. UU.  y se produjo pocas semanas después de que la recién elegida legislatura de El Salvador destituyera al fiscal general y a cinco miembros de la Sala Constitucional de la Corte Suprema. De acuerdo a InSight Crime, y La Prensa Gráfica ambos eventos tienen una relación.

La remoción de la Cámara y del fiscal general permitió avanzar en los intereses de Bukele de varias maneras. La Sala Constitucional se había opuesto a algunas de las medidas de Bukele durante la pandemia, y el fiscal general se encontraba investigando a los aliados del presidente por corrupción. También le permitió a Bukele ejercer más control sobre la nueva corte, y las fuentes sugieren que también pudo haber sido parte de un plan para aplacar a las pandillas en cuanto al tema de la extradición.

En efecto, después de las elecciones legislativas de febrero de 2021, el Congreso del país está dominado por el partido político de Bukele, Nuevas Ideas, y sus aliados, quienes nombraron al menos a cuatro integrantes leales a Bukele, incluido Pérez Chacón, para la nueva Cámara Constitucional. Hasta su nombramiento, por ejemplo, Pérez Chacón había formado parte de la Secretaría Jurídica de la Presidencia.

Los nuevos magistrados nombrados por Bukele también fueron los que se opusieron a la extradición de Blue, según el informe de La Prensa Gráfica.

El 30 de junio, después de una maratónica sesión, la legislatura nombró a otros cinco magistrados, aumentando aparentemente las probabilidades de que el nuevo tribunal falle de acuerdo con la administración de Bukele, cuando asuman el cargo el 1 de julio. Según El Faro, al menos uno de los magistrados nombrados trabajó con el gobierno de Bukele como director de Minería y Petróleo en el Ministerio de Economía.

Una relación tensa

El retraso de las extradiciones se produce cuando Estados Unidos está presionando por más cooperación de El Salvador en materia de seguridad y corrupción con la esperanza de detener la migración. Enfrentar la violencia de las pandillas es un componente clave de esta cooperación, ya que las pandillas son un factor importante y muchas como la MS13 operan tanto en los Estados Unidos como en El Salvador.

Pero las relaciones están tensas. Tras la decisión del Congreso de destituir a los magistrados de la Sala Constitucional, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, le dijo a Bukele que «un poder judicial independiente es esencial para la gobernanza democrática».

Bukele respondió de vuelta. «Estamos limpiando nuestra casa», respondió a través de su cuenta de Twitter.

Las consecuencias de este retraso aún no están claras, y el tribunal puede decidir aún extraditar. Sin embargo, mientras tanto, Estados Unidos sólo puede esperar y seguir presionando.

«Nuestra mejor opción es usar nuestras herramientas de cooperación judicial que tenemos preparadas», dijo el funcionario de EE.UU. «Hemos perseguido esto hasta ahora. Vamos a seguir persiguiendo esto en caso de que tengan un nexo con EE.UU. así que sólo vamos a usar las herramientas que tenemos y argumentar que tenemos un interés judicial en estas personas que cometieron crímenes en los Estados Unidos».

InSight Crime trató de contactar a la Corte Suprema de Justicia de El Salvador y al Departamento de Justicia de Estados Unidos para conocer su versión, sin embargo, al momento de esta publicación hecha el 1 de julio del 2021, ninguno respondió.

Tomado de InSight Crime

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × dos =