Estados Unidos libera a cientos de familias centroamericanas de unos centros de custodia cada vez más ocupados

migrantes 1


Los funcionarios estadounidenses en Texas están liberando a un número cada vez mayor de familias migrantes centroamericanas de la custodia, ya que las autoridades locales en México se han negado a recuperarlas y las instalaciones de la patrulla fronteriza corren el riesgo de estar superpobladas.

Dos administradores de refugios dijeron a Reuters que la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos comenzó a dejar familias la semana pasada en refugios en Laredo y Brownsville a lo largo del tramo fronterizo con el estado mexicano de Tamaulipas, la región más concurrida para la inmigración ilegal a Estados Unidos.

La hermana Norma Pimentel, directora ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande, dijo que la Patrulla Fronteriza ha enviado entre 50 y 80 familias a su refugio todos los días desde el 27 de enero, llegando a 150 familias el miércoles. La mayoría permanece solo brevemente en los refugios antes de conectarse con familiares o amigos en otras partes de Estados Unidos, dijo.

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. Confirmó que algunos migrantes estaban siendo liberados en los Estados Unidos para esperar audiencias de inmigración, diciendo que algunas instalaciones de detención estaban al máximo de capacidad segura. Una fuente de CBP citó COVID-19 y un cambio en la ley mexicana entre los factores que "nos han obligado a adaptarnos".

Tamaulipas recientemente dejó de aceptar familias centroamericanas con niños menores de seis años expulsados ​​de Texas, dijo una fuente estadounidense. Si México no acepta llevarse a los migrantes, las autoridades estadounidenses deben mantenerlos bajo custodia o liberarlos hasta las audiencias de la corte de inmigración.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de México confirmó que se habían realizado ajustes "locales" en la política, citando la implementación de una ley de protección infantil aprobada a fines del año pasado. Un alto funcionario mexicano dijo que los cambios eran "ajustes menores" y parecían estar limitados a Tamaulipas.

Si tales cambios se aplicaran de manera más amplia, los funcionarios estadounidenses temen que podrían avivar la migración que ya está en aumento desde Centroamérica, ya que se corre la voz de que no todas las familias serán expulsadas.

Fuente Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.