España retira su apoyo al buque de guerra “Comandante Eterno Hugo Chávez”

Empresa naval española repatría a sus técnicos que supervisaban construcción de buque, ante ambiente tenso en Venezuela.

Según fuentes diplomáticas, el equipo de la empresa pública, supervisaba la puesta a punto del patrullero Comandante Eterno Hugo Chávez, con media docena de ingenieros. El buque se trata del último de ocho buques de guerra vendidos en 2005 a Venezuela por 1.246 millones de euros.

Un portavoz de Navantia explicó que “se está evaluando la situación” y que los técnicos españoles no están permanentemente en Venezuela, sino que se desplazan allí cuando es necesario.

La construcción del Comandante Eterno Hugo Chávez, con el numeral GC-24, se ha convertido en un paradigma de la caótica situación que atraviesa Venezuela. Se trata del último patrullero de la serie de ocho (cuatro oceánicos y cuatro de vigilancia del litoral) contratados en noviembre de 2005 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con José Bono como ministro de Defensa.

A diferencia de los siete anteriores, su construcción no se llevó a cabo en los astilleros de San Fernando (Cádiz), sino en los de Puerto Cabello, en el Estado de Carabobo (Venezuela), por parte de la empresa Diques y Astilleros Nacionales CA (DIANCA), bajo la supervisión de Navantia.

Aunque la construcción de este tipo de buques no llega a los tres años, la del GC-24 supera ya la década. Las obras se iniciaron en 2008 y no fue botado hasta 2014. La mayoría de los bloques tuvieron que ser fabricados en España, mientras que el astillero venezolano, filial de la petrolera PdVeSA, se limitó a ensamblarlos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


1 × cinco =