Es triste y da pena aceptarlo pero con lo de los hospitales móviles nos han querido ver la cara de idiotas

recorte color broma


Para que ¡CARAJOS! Podrían servir partes descompuestas para quirófanos en hospitales móviles destinados a la atención del Covid, sin duda lo que asoma es una VIL ESTAFA.

Vamos a ir por partes para que nos entendamos mejor. Lo primero, un comunicado de la administración Aduanera de Honduras informa que han encontrado 22 piezas de equipo para máquinas de anestesia.

¿Pero qué clase de broma de mal gusto es esta?

Bien, ¿Cuándo en procedimientos médicos se ocupa anestesiar a un paciente? Cuando se va a realizar una cirugía ¿cierto? En el caso del tratamiento contra el Covid, ¿alguien ha escuchado alguna vez que para tratar de salvar la vida de un paciente con coronavirus le van a realizar cirugía alguna? Seguro que no, porque eso no se hace, es tan elemental que ni siquiera a los estudiantes que están pensando sacar la carrera de medicina se les ocurriría.

Sección del comunicado de Aduanas en donde detalla el equipo que han encontrado, esto antes de darse cuanta del mal estado en que viene.

Por otra parte, 22 máquinas de anestesia en uno solo de los dos hospitales móviles, cada quirófano necesita una de estas máquinas, o sea viene equipo para 22 quirófanos; ni siquiera el Hospital Escuela, que en Honduras es el que más quirófanos tiene pasa si quiera de 13, eso para hacer una comparación.
El total de máquinas de anestesia es de 44, cada una tiene un costo aproximado en el mercado de $10 mil, es decir $440 mil en equipo que no es necesario, ni adecuado para el tratamiento del Covid-19.

Hasta allí, pues si se quiere se podría hacer algún tipo de salvedad, para tratar de no sentirnos tan mal, porque no es posible que en medio de la desgracia de la pandemia, tengamos que soportar a algunos desgraciados sin escrúpulos. Pero cuando el tema de las dichosas piezas médicas pasa a una segunda parte, definitivamente la paciencia explota.

Porque no solo es que son obsoletas, es que además vienen en mal estado, usadas, no sirven, solo son el bulto y solo esas piezas valen muchos millones de lempiras.

¿Creerán los nuevos directores de Invest que están dirigiéndose a caballeros?

Para lograr una mejor impresión de qué es todo estom, dialogamos que una persona que sabe, y el indicado es el doctor Carlos Umaña, porque él es un anestesiólogo con más de 30 años de experiencia, entonces sí sabe.

Él, al momento de observar una de esas piezas que los flamantes ‘empresarios’ turcos, gringos, chapines, o de donde carajos sean esos que quisieron engañarnos con ‘espejitos’ lo describe así.

“Bueno ese es un vaporizador anestésico, completamente usado, mal tratado por cierto, está quebrado. Y se arruinan porque está mal puesto ¡eso ya no sirve!” expresó al ver las malas condiciones del equipo.

“Esos son circuitos de anestesia” __dijo al mostrarle otras piezas__ “para máquinas de anestesia, que habría que ver la fecha de vencimiento, los otros que están allí son los vaporizadores, habría que ver de qué gas también”  __porque en quirófanos se utilizan varios tipo de gas__ “Allí seguimos viendo más aditamentos de máquinas de anestesia… ¡no sé! Yo realmente estoy sorprendido, no comprendo por qué viene eso allí”.

“Porque, por qué tener tantos vaporizadores, que por cierto no vienen embalados correctamente. Yo veo que esos vaporizadores están usados ¡pero yo no sé pues, lo que me llama la atención es porque vienen en ese hospital”, inquietud lógica pues él sabe que a nadie van a operar por Covid.

Una nota posterior de Administración de Aduanas, emitida una vez que se percataron que la intención de quienes hicieron este embarque fue la de ‘dar gato por liebre’, dice así en parte. “Proceder al decomiso de 54 circuitos de flujo de anestesia y 44 vaporizadores usados, en mal estado y vencidos”.

Al respecto el Doctor Umaña reaccionó así. “Eso es algo grave porque no sé qué puede venir allí en un hospital que no son quirófanos, sino que para manejos de cuidados intensivos, supuestamente para pacientes con Covid 19”, dijo con evidente desconcierto, como tratando de encontrar lógica a un repugnante rompecabezas.

“Eso es para quirófanos y cada vaporizador le corresponde a una máquina de anestesia”, Umaña estimo el precio de una máquina de anestesia en 13,000 dólares hacia arriba hasta unos 20 mil a 25 mil dólares.

De tal modo que si vienen estos vaporizadores pero no vienen las máquinas en realidad todo eso no es nada más que chatarra. “Sí, y no sé por qué viene allí” __insistió__ “porque realmente no entiendo qué hacen unos vaporizadores y circuitos anestésicos en un hospital que no tiene quirófanos”. Desconcertante podría ser; pero no, es más que eso.

Recordemos cuantos millones de lempiras hay de por medio,  más aún, recordemos cuántas vidas se han perdido porque no hay el equipo necesario con el que hubieran sido mejor atendidos; sencillamente no hay palabras para describir la rabia de impotencia que causa tanta maldad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.