Erraticidad del proceso electoral hondureño arrastra dudas en cooperantes

El director del Centro de Estudios para la Democracia (CESPAD), Gustavo Irías, reconoció este viernes que el proceso electoral hondureño avanza, pero a la vez, siembra dudas en cuanto a calidad se refiere.

Señaló cuatro riesgos son los para que los comicios siembren estas dudas:  la violencia política debido que en el país existen registros de confrontaciones interpartidarias como lo ocurrido en el sorteo electoral, el 21 de agosto.

La vulnerabilidad que atraviesa el Consejo Nacional Electoral (CNE), como producto del decreto 60-2021 con la ampliación del presupuesto, y en ese sentido, para elecciones generales el organismo requiere la independencia, pero desafortunadamente la misma no se está dando en el país.

Otro riesgo que advirtió el entrevistado es la disponibilidad del documento de identificación personal, cuyo plazo máximo de entrega vence el 15 de octubre, fecha en que también, todos los electores deberán estar habilitados para ejercer el sufragio el 28 de noviembre.

Irías concluyó que el tema más preocupante se cierne en el abuso del gasto público de parte del gobierno de la República que presidente Juan Orlando Hernández.

Sin embargo, no es la primera vez en que el pueblo hondureño concurre a las urnas en medio de tanto desconcierto, y que termina en lucha campal, sin embargo, este sistema político administrativo es similar con aquel automovilista que se le poncha una llanta en medio de la nada, pero no anda de repuesto y decide continuar su ruta en esas condiciones.

Igual ha venido funcionado el sistema hondureño, claro, tal como el auto del ejemplo, lo mismo sucede con la sociedad, cada vez se deteriora un poco más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − cinco =