Entre suspensiones laborales, abusos y expectativas con el ministro de Trabajo Olvin Villalobos

Millares de trabajadores que cayeron en las cuentas de las suspensiones labores concedidas por la Secretaría de Trabajo a empresas que así lo solicitaron, no recibieron un tan solo lempira de retribución del décimo tercer mes de sueldo ¿es legal esto? Se le consulta al ministro del Trabajo, Olvin Villalobos.

“Hay un procedimiento establecido en el Código de trabajo, el cual establece cómo se debe otorgar el beneficio para un trabajador. En el caso del décimo tercer y décimo cuarto mes de salario, se utiliza un parámetro promediado, es decir, con el ingreso de los últimos 12 meses adquiridos por una persona; por ejemplo, en el caso del décimo cuarto mes, se utiliza el promedio de los ingresos que adquiere una persona, desde julio del año anterior a junio del año que le corresponde dicho pago”, planteó el titular del Trabajo.

Por lo tanto, todo empleado que trabajó los primeros meses del año, y las suspensiones se dieron por 120 días, algunas empresas obtuvieron otros dos meses adicionales, por lo tanto, esos empleados debieron gozar del pago promediado del décimo tercer mes.

“Hay un detalle más, es que lagunas suspensiones se dieron de dos meses, otras de tres meses y algunas llegaron a cuatro meses, eso porque a medida que la economía se iba reactivando, muchos puestos de trabajo se fueron recuperando”.

“Y ese procedimiento lo vimos nosotros cuando en abril, el presidente Hernández impulsó el proyecto de Reactivación Económica, que contaba con un componente de auxilio financiero para los trabajadores que podrían ser sujetos de suspensión laboral, el auxilio contó con un periodo válido de tres meses”, recordó Villalobos.

“Y lo que logramos observar en el primer mes es que el beneficio resultó para más de 130 mil trabajadores, incluyendo a empleados de la maquila y trabajadores afiliados al RAP. Luego cuando se decide otorgar ese beneficio en el segundo mes, observamos que en lugar de incrementar el número de beneficiados bajó, llegando a un número apenas superior a 100 mil; mientras que hacia el tercer mes bajó de esa cifra”.

Lo que demuestra que muchas empresas que habían solicitado suspensión por determinado número de meses, lo redujeron a raíz de la reapertura económica. Aunque reconoció que otras incluso solicitaron una segunda suspensión.

Ahora bien si hubo alguna empresa que suspendió sin llenar requisitos de ley, al llegar la solicitud a la Secretaría se declara sin lugar, afirmó el funcionario. “Y es lógico, todo aquel derecho que fue lacerado a los trabajadores se tendrá que resarcir y ahí es en donde entra nuestro procedimiento de inspección laboral conforme a lo que corresponde a ley”.

No obstante, durante el confinamiento, hubo denuncias de restaurantes de franquicias que cometieron abusos, como uno en El Progreso que hizo firmar a sus empleados a aceptar recibir tan solo medio sueldo y como si fuera poco, cuando decidió incrementar un par de plazas más, el sueldo lo sacó descalfando a los empleados ya existentes. Y si les decimos que el restaurante vendió como en temporada normal no es exagerar, sin embargo se interpuso denuncia y la autoridad nunca intervino; eso solo por mencionar un caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *