En Honduras se combate el tráfico de drogas, pero no su consumo

20221009_225039_0000


En una nueva entrega del programa dominical "Entre la Espada y la Pared" que es dirigido por los periodistas Carlos Martínez y Selim López, abordaron un tema que muy pocas veces y de manera abierta es tratado en los medios de comunicación, es sobre la poca o nula ayuda que tienen las personas que consumen drogas en Honduras.

Y quien mejor que el Reverendo Mario Fumero, fundador del Proyecto Victoria, institución que ayuda a las personas que buscan rehabilitarse de su consumo, para poder abordar este tema que es una dura y triste realidad en el país.

“Es un interesante tema que hay que analizarlo a fondo, porque se habla de decomiso y combate, pero poco se habla de la dependencia y la rehabilitación de las víctimas de este flagelo en Honduras”, aseguro Fumero.

En Honduras al momento de aprobarse el impuesto de la Tasa de Seguridad, un grupo de diputados propuso que parte de este dinero recaudado por el Estado, fuera donado a instituciones que ayudan a hondureños a superar sus adicciones, pero tristemente y como narró don Mario Fumero, solo durante los primeros 2 años se recibió algo, pero desde 2013 no han percibido nada más.

Según el patrón de consumo desde los 70s, en Honduras quienes consumían sustancias alucinógenas iniciaban con drogas blandas como: Marihuana, LCD, Floricunda, Hongos, Peyote, pero a partir de los 80s ya aparecen indicios del consumo de cocaína y para el 2000 no solo se consumía cocaína si no también y de manera alarmante el Crack, que es la basura de la cocaína.

Según especialistas, en el país los jóvenes inician con consumo alto de alcohol y luego pasan al consumo de marihuana para ir escalando a drogas más duras.

“En la década de los 70s los drogadictos rondaban en edades de 18 a 21 años en la década del 2000 los drogadictos empezaban a los 13 años y actualmente podemos decir que hay casos de muchachos de 9 y 10 años que tienen contacto con la cocaína y el crack” dijo Fumero.

CM: ¿Cuál es la droga que más se consume en Honduras?

MF: “Después del Alcohol que es una droga legalizada en el país, la que sigue es la Mariguana y en las clases más bajas las sustancias volátiles como el Thinner, el Resistol, la gasolina e incluso hasta el gas butano y en tercer escala esta la cocaína y el crack”

Por la experiencia vivida al ver pacientes en su Proyecto Victoria, el reverendo Mario Fumero asegura que para que alguien desarrolle una dependencia fuerte a la cocaína, la persona debe estar consumiendo esta droga en un periodo de entre seis meses y un año, pero al momento de consumir el Crack el proceso es más rápido, porque con solo un mes de consumo ya la persona se engancha como si tuviera meses de consumirla.

Siendo el alcohol una droga legalizada en Honduras esto facilita para que una persona que tenga predisposición orgánica para poder engancharse con una droga, lo haga más rápido.

MF: “El alcoholismo además que es un grave problema social que abarca todas las esferas es el primer peldaño que genera las demás adicciones por lo general nadie llega a la cocaína de manera directa, inician con el alcohol y la marihuana”

LAS MUJERES TAMBIÉN SUFREN POR LA ADICCIÓN A LAS DROGAS

CM: “¿Por qué en nuestra sociedad tenemos como marginada, como excluida a la mujer, porque no se le ha tomado el interés de ayudarle a la mujer que se vuelve adicta a las drogas duras en nuestro país?

MF: “Tenemos que analizar la evolución de las mujeres en el mundo de las drogas, hasta la década del 2000 era raro que una mujer cayera en el mundo de las drogas, últimamente hemos visto un incremento acelerado de mujeres que han caído en drogas fuertes y tristemente en Honduras no hay centros de rehabilitación para mujeres”

Según Mario Fumero el ayudar a las mujeres para que logren rehabilitarse lleva a un esfuerzo mucho más grande ya que tiene características que lo hace más complicado.

“Al rehabilitar a las mujeres tenemos que tomar en cuenta que ya cayó en las drogas, pero también que se ha prostituido para poder tener acceso a ellas y además el tercer elemento es que podrían tener hijos y eso hace la situación mucho más compleja porque con estos elementos cuanto más caro seria mantener una operatividad de un centro exclusivo para las mujeres, hace falta un centro solo para mujeres.”

PAPEL DEL ESTADO PARA AYUDAR A LOS CONSUMIDORES

SL: ¿Por qué este tema de las adicciones no es abordado como un tema de salud pública y el estado nunca de manera formal ha atendido este tema?

MF: “En Honduras no hay un plan de salud mental, no existe una política de Estado enfocado a la rehabilitación, en Honduras hay una deficiencia de coordinación e intervención del estado en los procesos de rehabilitación integral, aquí en Honduras no hay un plan de reinserción social para los jóvenes que se rehabilitan en estos momentos y si el Estado no lo hace ¿quién lo podrá hacer?”

Tristemente ante esta realidad se concluye que la misma sociedad, quien invito a una persona a hacerse adicta, al momento que esta persona se rehabilita y supera su situación ya sea con alcohol o drogas, no encuentra las puertas abiertas para poder reinsertarse en la sociedad.

MF: “Lamentablemente en esta sociedad estigmatizan a las personas, no solo por tener alguna adicción sino también por haber pertenecido a una mara o incluso solo por tener un tatuaje, es triste la situación de un rehabilitado en Honduras cuando el estado no ha abierto puertas para una reinserción”

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *