En Honduras más de UN millón de hogares no tienen servicio de saneamiento, es decir, no tienen acceso a un baño ni a una ducha

agua-honduras


Una de cada 2 personas -en el mundo- no tiene acceso a un baño digno. Sin un baño, las familias carecen de dignidad y están expuestos a contraer enfermedades transmitidas primero por hacer uso de agua contaminada y segundo contraer enfermedades parasitarias a causa de la defecación al aire libre. Si nos vamos al contexto nacional, el 10% de las familias hondureñas no posee ninguna solución de saneamiento y aproximadamente 1.2 millones de hogares, requieren acceso a soluciones de saneamiento sostenible adecuadas.

Los servicios de saneamiento en nuestro país siguen siendo uno de los mayores desafíos a los que nos tenemos que enfrentar aún en este tiempo. A pesar de los avances en materia de agua, una de las mayores necesidades básicas humanas, como es, tener un baño digno o contar con un sistema de alcantarillado adecuado siguen siendo un talón de Aquiles en Honduras.

Pese a contar con herramientas y metodologías que ayudan a establecer diagnósticos y evaluaciones para conocer las posibles soluciones a esta situación, el sector Saneamiento no ha sido priorizado ni visualizado. El acceso a servicios de saneamiento dignos y sostenibles permite el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6, que tiene como meta lograr que para el 2030 el acceso universal y sostenible de los servicios de agua potable y saneamiento, sin embargo, no se ve que esta brecha se vaya reduciendo donde cada día se suman más las personas con problemas al acceso de saneamiento digno.

La organización Water For People en Honduras, empieza a promover varias iniciativas que disminuyan la brecha entre las familias de extrema pobreza con el subsidio inteligente por parte de los gobiernos locales y nacionales, donde solo se prioricen a las familias que no pueden construirse un baño y una ducha. Con un enfoque de mercado es indudable que la aspiración de las familias se cumple, y el sueño de un inodoro blanco y limpio queda a su alcance.
Al hacer esta práctica, las familias son más conscientes del valor y repercusión que tiene un “baño sanitario digno”, de igual manera fomentamos sistemas de tratamiento para las aguas grises y aguas negras o incluso el vaciado de lodos de sus fosas sépticas o pozos de absorción Para garantizar la sostenibilidad ambiental y técnica. Agregado a ello, se aseguran de que las familias tengan opciones de aseo asequibles, acceso a contratistas calificados (mercados de saneamiento) que puedan construir baños y formas seguras de ocuparse de los residuos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × tres =