En el 1° Mayo maestros exigen a padres de familia exonerar a la institución en caso de contagio

inst 1° Mayo

La pregunta obligada es ¿el Estado también está haciendo firmar una nota a los docentes en donde se comprometen a no actuar contra el Estado en caso de contagio por Covid?, tal como sí lo dice la nota que ellos le entregan a los padres de familia.

O que, en caso de fallecimiento de un docente, no van a actuar en contra del Estado, ¿o la exoneración de responsabilidades solo es de una vía?

Ante esta novedad, enorme es la sorpresa entre los padres de familia de los alumnos matriculados en el sampedrano instituto oficial 1° de Mayo, cuando uno a uno, los maestros han ido entregando a los jóvenes estudiantes una nota para que sea firmado por su papá, mamá o encargado, en donde básicamente eximen de responsabilidad a la institución en caso de contagio por Covid.

Desde luego que después de casi tres años de pandemia todas las personas conocen que el riego de contagio existe en todas partes y que por eso es la recomendación de practicar siempre, en todo momento y lugar las medidas recomendadas de bioseguridad.

¡Y claro! Eso incluye a las escuelas e institutos públicos. Pero de ahí, a que en la propia institución a donde los padres se están viendo obligados a mandar a sus hijos a recibir el pan del saber, les pongan esta exigencia es como que si le pidieran que se hagan el ‘harakiri’, o peor aún, porque es del tesoro que cada padre/madre de familia tiene, sus hijos.

A la vez es poner como entre la espada y la pared a los padres de familia, porque dos años perdidos son una enormidad y que los propios maestros le salgan con una nota como esta, como que la cosa es para pensarlo bien, o al menos dos veces como dicen, antes de tomar una decisión, ¡¿HAGO BIEN CON ENVIAR A MI HIJO AL COLEGIO O MEJOR QUE SE QUEDE EN CASA POR QUE DESEO QUE SIGA VIENDO?!

Lástima grande que sea el mismo personal docente el que esté transmitiendo esta sensación de inseguridad en la institución, porque lo que hace pensar que es como una advertencia, un aviso. Y si son los maestros los que están poniendo en alerta a los padres de familia, pues hombre, ‘en guerra avisada no muere soldado’.

A todo esto, no se ha escuchado la voz del ministro al respecto, porque hoy se comprueba son varias, sino todas las instituciones educativas públicas que están poniendo esta exigencia para que los jóvenes puedan ser recibidos en las aulas de clases, esperemos que no esté haciendo las del avestruz, a menos que esta sea una indicación desde su Secretaría, pero igual, Sponda tiene que responder a esta situación que se está dando.

1° MAYO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez − seis =