En Domingo de Ramos, el Papa Francisco llama a la iglesia a no ceder a los triunfalismos y a ser más humildes

El Papa Francisco marco el inicio de la semana santa en la Plaza de San Pedro  con cientos de personas con palmas y olivos que asistieron a la homilía inaugural de dos horas en el Vaticano.

Recreando, la llegada de Jesucristo a Jerusalén; el Papa Francisco después de una larga procesión en la Plaza de San Pedro, acompañado por decenas de obispos y cardenales, y seguida por lecturas del evangelio, Francisco dijo en su homilía que era importante resistir a la tentación del triunfalismo y ser humildes.

Durante la homilía el Papa Francisco dijo: “Alegres aclamaciones a la entrada de Jesús a Jerusalén seguidas de su humillación. Llantos de emoción, seguidos de brutales torturas. Este misterio de dualidades acompaña nuestra entrada a la Semana Santa cada año”.

Al final de la misa, Francisco pidió a los presentes rezar por la paz, particularmente en Tierra Santa y en todo Oriente Medio.

El Domingo de Ramos es el inicio de la semana,  que termina con el Domingo de Resurrección, el momento más importante  del calendario litúrgico cristiano.

Información cortesía de REUTERS.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*