En depredación de La Tigra no se va a ir ‘chancho con mazorca’

Por ello una comisión de diputados investigará a ciencia cierta, qué es lo que ha sucedido con esos permisos de construcción.

Como no es la primera vez que sucede en Honduras en que las autoridades hacen a un lado sus deberes y obligaciones y han terminado por favorecer intereses particulares, en contra de los generales de la colectividad, la diputada por el Partido Pinu, Doris Gutiérrez, presentó una moción orientada a que se investigue el polémico proyecto de desarrollo que se ubica en la zona inmediata a la reserva forestal “La Tigra”, en el municipio del Distrito Central.

La polémica resaltó más por la aguda crisis de falta agua que agobia a los capitalinos y, dado que el proyecto urbanístico se desarrolla en la zona de amortiguamiento del Parque Natural La Tigra, la más antigua fuente de agua con que cuenta la capital hondureña, hombre, pues es de esperar que las alarmas se hayan encendido de la forma como ha sucedido; por lo que en este sentido, no hay por qué echar culpas a terceros, en defensa de la autorización del proyecto.

La iniciativa contó con nutrido apoyo de los diputados, como la opinión del vicepresidente del Congreso Nacional, Antonio Rivera Callejas, quien se mostró en contra de la autorización de dicho proyecto urbanístico.

En su exposición de motivos, la diputada Gutiérrez argumentó que, “El derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado es de origen científico e internacional y está reconocido como un derecho humano de tercera generación”.

“Asimismo, se fundamenta en una serie de principios generales que deben ser respetados y fueron desarrollados de acuerdo a las necesidades de establecer importantes parámetros en la defensa legal del ambiente y que están incluidos también en la Política Nacional Ambiental”, dice en su parte toral la exposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *