Elon Musk debe US$ 11.000 millones en impuestos tras la venta de acciones de Tesla

65a7b216-4095-4e59-92c7-087243b1ab33_alta-libre-aspect-ratio_default_0

Elon Musk parece haber concluido este martes un año muy ajetreado con sus acciones de Tesla. Acabará con una de las mayores facturas fiscales de la historia para demostrarlo.

El CEO de Tesla ejerció sus opciones sobre acciones para comprar otros 1,6 millones de acciones, y vendió 934.090 de éstas por US$ 1.000 millones para cubrir el impacto de los impuestos que tendrá que pagar por la compra.

elon-musk-spacex-tesla-lanzamiento-nasa-1

Las operaciones completaron el ejercicio de los 22,9 millones de opciones que tenía y que vencían en agosto. Vendió 10,3 millones de las acciones que adquirió a lo largo del proceso para cubrir sus requisitos de retención fiscal. Y lo hizo utilizando un plan preestablecido que permite a los conocedores de la empresa vender acciones de tal manera que no pueden ser acusados de comerciar con información privilegiada.

A Musk se le concedieron las opciones sobre acciones en 2012 como parte de su paquete de remuneración, y las opciones se fueron consolidando a medida que Tesla alcanzaba diversos objetivos financieros y operativos en los años siguientes. Pero no tuvo que pagar impuestos por ellas hasta que las ejerció a partir de noviembre.

98 (1)

El valor de las acciones que adquirió al ejercer las opciones, menos el precio nominal de compra de US$ 6,24 por acción, será gravado a US$ 23.500 millones, como ingresos ordinarios, una suma considerable, pero todavía modesta para la persona más rica del mundo, cuyo patrimonio neto está estimado en US$ 280.000 millones, según Forbes. Con una tasa máxima del 40,8%, se enfrenta a una factura fiscal federal de unos US$ 10.700 millones por el ejercicio de estas acciones.

Aunque Musk podría haber esperado hasta 2022 para ejercer estas opciones, se enfrenta al riesgo de una factura fiscal 8 puntos porcentuales más alta si los demócratas del Congreso y el gobierno de Biden aprueban la ley conocida como “Build Back Better”. Aunque actualmente parece poco probable que ese proyecto de ley sea aprobado, todavía estaba en la mesa cuando Musk estableció su plan de transacciones preestablecido, lo que significa que todavía había un riesgo significativo de una factura de impuestos más alta si esperaba hasta el próximo año.

106926995-1628885360355-elon2

A principios de noviembre, Musk también vendió otros 5,4 millones de acciones que tenía en fideicomiso. El total de 15,7 millones de acciones que vendió este año ejerció cierta presión a la baja sobre el precio de las acciones de Tesla, ya que el precio medio de venta que recibió el martes, de US$ 1.091,73, supone un descenso del 11% con respecto al cierre récord anterior al inicio de sus operaciones. Sin embargo, las acciones de Tesla se han recuperado en la última semana y han subido un 54% en lo que va de año hasta el cierre del martes.

Fuente CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve − diecisiete =