El Salvador se convierte en el primer país del mundo en adoptar la criptodivisa como moneda de curso legal

i las protestas ni las advertencias del Fondo Monetario Internacional (FMI) han hecho retroceder a Nayib Bukele en su osada apuesta por convertir al bitcóin en la segunda moneda de curso legal en El Salvador. A partir de este martes, entra en vigor la ley promulgada en junio pasado.

La ley prevé regular el uso de los bitcoines como moneda de curso legal «irrestricto con poder liberatorio, ilimitado en cualquier transacción», según reza la normativa aprobada por la mayoría oficialista en la Asamblea Legislativa. La meta del Gobierno es replicar la experiencia de un pequeño pueblo llamado El Zonte (donde se empezó a usar ese criptoactivo para transacciones cotidianas) en un país de 6,5 millones de habitantes, con dificultades para el acceso a internet y escasa bancarización.

Los precios en el país deberán mostrarse en bitcoines, los tributos podrán pagarse en esta moneda virtual y las transacciones que se hagan con esta criptodivisa tendrían beneficios fiscales

La iniciativa, que es la primera del mundo en su tipo, no ha estado exenta de críticas. La semana pasada, organizaciones sociales y partidarios de la oposición salieron a marchar en contra de la ley porque consideran que es perjudicial para la población, es imposible de implementar por el rezago tecnológico del país y pone a la nación en una posición de vulnerabilidad por los riesgos que ya ha advertido el FMI. En ese contexto, ¿qué hay detrás de la controvertida decisión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =