El Robin Hood de la energía eléctrica, se personifica en el Vaticano

Un colaborador cercano del Papa Francisco provocó la ira del ministro de Interior antiinmigración de Italia, Matteo Salvini, al bajar por una alcantarilla para restablecer los problemas de electricidad de cientos de personas sin hogar que viven en un edificio ocupado en Roma.

El cardenal Konrad Krajewski, de 55 años, rompió el sábado por la noche el cordón policial de un edificio estatal en desuso para acceder al lugar y reactivar los interruptores.

A ojos de algunos, el religioso se erigió como una suerte de héroe cuando la noticia se viralizó el lunes por la mañana. El periódico de izquierda italiano La Repubblica publicó un titular en el que lo llamaba “El Robin Hood del Papa” y lo alababa por hacer lo correcto dadas las circunstancias.

“¿Qué puedo decir? Era una situación particularmente desesperada. Repito: asumo toda la responsabilidad. Si llega una multa, la pagaré”, dijo Krajewski en una entrevista publicada el lunes en el periódico Corriere della Sera.

El edificio está ocupado desde 2013 por migrantes e italianos que han perdido sus hogares. El inmueble alberga a unas 450 personas, entre ellas unos 100 niños, y llevaba sin electricidad desde el 6 de mayo porque no se habían pagado unos 300.000 euros en facturas.

“Defender la ilegalidad nunca es una buena señal”, dijo a periodistas el lunes el minisitro Salvini, quien a menudo se enfrenta con el Papa por la migración y otros temas sociales.

“Hay muchos italianos e incluso inmigrantes legales que pagan sus cuentas, aunque sea con dificultad. La gente puede hacer lo que quiera, pero como ministro del interior, debo velar por el cumplimiento de la ley”, agregó.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*