El peligro del arribo de la variante Ómicron del Covid es la despreocupación de la población

Captura DR rAMÓN gONZALES - copia

El epidemiólogo sampedrano, Ramón Gonzales ve con preocupación que muchos negocios ya han hecho a un lado la aplicación de medidas de bioseguridad, que muchas personas ya ni siquiera usan las mascarillas en lugares públicos y en concentraciones sociales, todo esto representa una ‘bomba de presión’ similar a la que se vivió el año pasado, pero ahora por la mente corta al haber olvidado lo terrible que es esta enfermedad y el grave dolor que causa, no solo de caer en cama víctima, sino también los familiares sufren todo tipo de consecuencias.

“Usted va a todo lo que es el centro de la ciudad en donde abunda el comercio formal y el informal y usted puede apreciar que la mayor parte de las personas, ya no creen digo yo, porque al no tomar las medidas de bioseguridad, las personas se sienten con mucha confianza en relación de estar vacunados y eso puede traer graves consecuencias”, expresó el galeno.

Pero esta situación no solo es propia de una determinada clase socio económica. “No es necesariamente con cierto estrato social, es a nivel de todo, yo conozco muchas personas que tienen sus pensamientos, que han sido influenciadas por determinadas opiniones que escuchan, a veces religiosos, o médicos que tienen su pensamiento en relación a las vacunas”.

“Un sinnúmero de suposiciones infundadas que pueden crearnos un problema, ya que estas personas que no están vacunas son las que pueden hacer que prolifere la mutación de la enfermedad”, con un panorama así, Gonzales no descarta que se pueda volver a presentar una nueva crisis de salud en el país que por ende, pueda dejar muchas víctimas.

Con esta nueva emergencia sanitaria, la Secretaría de Salud tomó a bien recortar el espacio de tiempo para la aplicación de la dosis de refuerzo, la que ahora es de tan solo tres meses, por lo que a partir de hoy comienza su aplicación.

Aunque de momento, un alto porcentaje de la población esta imbuido, primero en el partido de la gran final por el torneo de la Liga Nacional. Pero luego mañana la mayoría celebra la fiesta de Noche Buena, ambas fiestas representan alto riesgo de contagio y con las consecuentes repercusiones en toda la población.

“Podríamos crear un efecto de que se llenen los centros de salud por una propagación del virus. De ahí que es correcta la decisión de las autoridades de Salud, yo felicito las medidas que al respecto está tomando la Secretaría en bajar el tiempo, ya que eso nos puede ayudar a que haya un bajo índice en la propagación del virus en el territorio nacional”, consintió.

Referente a la sintomatología que causa el Ómicron, el doctor Gonzales detalló que se siente un cansancio extremo, picazón en la garganta, dolor corporal, fiebre baja y dolor de cabeza. A diferencia de las otras variantes, con Ómicron no se presenta la ausencia de olfato y el gusto, de ahí que a menudo puede confundirse con los síntomas de una gripe común o incluso dengue.

“Más ahorita que es cuando se llega a los picos altos la incidencia del dengue, es una preocupación que hay; y el dengue, usted sabe que da dolor en los huesos, entonces también se puede enmascarar allí el Covid, o sea la persona puede llegar a creer que tiene dengue o al contrario”.

Por eso ahora que viene la fiesta de Navidad, es menester tomar suma precaución, similar a lo que sucedió el año anterior, por ejemplo, si va a realizar una cena que abarcará un grupo más grande que el núcleo familiar, usar para ello utensilios desechables.

“Algunas personas se pueden sentir incómodas por esto, pero créame, es lo mejor. Platos, vasos, tenedor y todo desechable; porque una cosa es convivir con el núcleo familiar, su esposa y sus hijos, si usted los mira a diario, usted controla; a que de repente se va a reunir con su familia que tiene semanas o meses de no verla, que viajan de un lado a otro y usted no sabe, ni nadie sabe si la persona es asintomática”.

“Entonces tenemos que salvaguardar la bioseguridad en el hogar para evitar cualquier sorpresa desagradable. Incluso si pudiéramos hacernos una prueba antes de ir a la reunión sería lo más recomendable, aunque reconocemos que esto es más complicado por la situación económica en nuestra sociedad, que a menudo no es tan bonancible”.

“Pero sí, lavarse las manos antes de ingresar a la vivienda en donde se va a tener la reunión, mientras se está comiendo mantener un distanciamiento social y una vez que se deja de comer de nuevo a ponerse la mascarilla y de ser posible, dos mascarillas”, recomendó Gonzales.

A la vez, hay que tener suma precaución con la ingesta de bebidas alcohólicas, porque estas hacen que las personas comiencen a perder el control de si mismas, luego ya les parece que tales medidas son innecesarias, vienen los abrazos, los besos, ya no se habla se grita y ahí es cuando el virus aunque no sea invitado, entra a la fiesta para convertirla en desgracia.

vacuna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − cinco =