El Gobierno de Guatemala vive sus horas más oscuras con «ola» de protestas

Guatemala-y-la-eterna-crisis-politica

El Gobierno de Guatemala del presidente Alejandro Giammattei vive horas bajas tras una semana de manifestaciones y protestas en su contra por la destitución del fiscal anticorrupción Juan Francisco Sandoval, un hecho repudiado por la mayoría de la población y de la comunidad internacional.

La intención detrás de la remoción de un actor más del escenario de la justicia aún es una interrogante que, para la activista contra la impunidad y defensora de derechos humanos Helen Mack, podría deberse a una necesidad de «auto aislamiento» de Giammattei, su Gobierno y sus aliados «para tener menos presiones en el tema de justicia.

El presidente ha negado estar detrás de la medida que terminó con el mandato del fiscal, tomada por la jefa del Ministerio Público (MP), Consuelo Porras.

Los manifestantes, convocados por organizaciones campesinas, indígenas y estudiantiles, pidieron este jueves la renuncia de ambos, Giammattei y Porras, tanto en la capital guatemalteca como en rutas y caminos del interior del país.

La imagen de Porras, quien acusó a Sandoval de ejercer una justicia «selectiva e ideologizada» y de abusar de su prestigio, tanto a nivel nacional como en el extranjero, fue uno de los blancos preferidos de los manifestantes.

La destitución de Sandoval no solo ha generado reacciones al interior del país.

El gobierno de Estados Unidos anunció que la cooperación con el Ministerio Público de Guatemala quedaba paralizada «temporalmente».

El Departamento de Estado de ese país había calificado al fiscal de «campeón anticorrupción» y enmarcó su remoción en un patrón «que indica la ausencia de compromiso con el imperio de la ley y la independencia judicial» en Guatemala.

Fuente EFE y BBC Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + 12 =