El Covid llegó como un ‘sketch’ que no estaba en el guion cinematográfico hondureño

matute WATTER

Justo cuando el arte cinematográfico nacional comenzaba a tomar auge, la ‘frenada’ que ha sufrido por la pandemia lo ha dejado sin posibilidad de producir, ni proyectar.

El actor y productor de cine, Álvaro Matute nos dice que todos los espectáculos públicos, y desde luego inluido lo relacionado al arte, en sus diversas disciplinas, se han visto afectados.

“Hollywood canceló todo, suspendió todo; nosotros también teníamos para este año unas ocho películas hondureñas que iban a salir al público, pero igual que Hollywood tuvimos que suspender”.

“Sin embargo estamos a la esperapara  cuando sea el momento idóneo que podamos salir a exhibirnos”, Matute teme que este ‘parón’ no solo sean de unos meses más sino que pueda durar mucho más tiempo.

Aparte que este receso obligado los va a dejar sin recursos, deberán enfrentar otro problema y es que ‘¿estará dispuesto el público a acudir a una sala de cine, y no solo por la situación económica de cada quien, sino por el aspecto de confianza en que todos los ambientes estén sanos.

“Así que sí está un poco difícil la situación, pero tenemos la fe en Dios que pronto podamos estar en salas y próximamente se van a tener los protocolos de seguridad, no solamente para las producciones que ya están hechas”.

“Porque producir un proyecto requiere de esfuerzos diversos como logística, casting, locaciones, etc. Y nosotros como Industria Cinematográfica de Honduras (ICH), que maneja todo el engranaje cinematográfico, porque también están allí productores, directores, distribuidores de películas, las cadenas que exhiben las películas, todos estamos trabajando en protocolos de bioseguridad”, afirmó.

Eso para poder afirmar que toda la cadena de su trabajo lo hará de manera segura en todas las producciones que se realicen, tanto en anuncios, series de televisión, porque ya hay productos hondureños que están en Neflix así que sí hemos crecido; pero ahorita estamos en un ‘stand by’ en un tiempo que Dios nos permitió para encontrarnos con nosotros mismos”. Consideró.

De momento solo queda esperar, dijo Matute. “Si tenemos paciencia, debemos esperar, ahora no sabemos cuánto podrá durar. Países como China , por ejemplo, una vez que la curva había bajado abrieron casi 500 salas en todo el país, con distanciamiento de tal forma que las salas bajaron a un quinto de su capacidad”.

Lo que no resulta rentable para nadie en la industria manifestó Matute. “Pero eso no solo es muy poco, sino que no llegó nadie, así que lo que queda es ser muy cautelosos y saber identificar muy bien cuándo es el momento para poder salir de nuevo con nuestras producciones”.

Sobre la posibilidad que otras películas hondureñas puedan llegar a Neflix, el productor hondureño no le apuesta, dado que la cantidad de películas que puedan llegar primero a esas plataformas son las que Hollywood está dejando de exhibir en cines.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 1 =