El Atlético se afirma en la tercera plaza con un solvente triunfo en Bilbao

Atlético de Madrid golpea de visitante al Bilbao

Bilbao, 15 oct (EFE).- El Atlético de Madrid se aupó este sábado a la tercera plaza de la tabla clasificatoria con un solvente triunfo en San Mamés ante un Athletic Club 1-0 al que los colchoneros arrebatan esa privilegiada posición tras los dos colíderes de la tabla, FC Barcelona y Real Madrid, gracias a un gol Antoine Griezmann al comenzar la segunda mitad.

Fue una jugada que nació en el argentino Rodrigo de Paul, que encontró al borde del área a Álvaro Morata para que este cediese a un Griezmann, sorprendentemente solo, que remató con la habitual precisión que lo hace ante el Athletic, una de las víctimas habituales del francés.

Con este triunfo, los del Cholo Simeone se acercan a tres puntos del Barça y el Madrid antes del ‘Clásico’ de mañana y dejan al conjunto bilbaíno con peligro de caer de las posiciones de Liga de Campeones que han ocupado en las últimas jornadas.

Si bien el choque estuvo siempre bastante igualada, lo cierto es que las sensaciones fueron mejores de los visitantes y casi siempre se jugó a lo querían los hoy de naranja frente al Athletic más espeso de lo que va de curso. El segundo tiempo, además, con el Atlético por delante en el marcador.

El partido comenzó movido y con muchas cosas a comentar. Las primeras que Valverde, como ya avanzó en la previa, salía con lo esperado incluido Vesga, al que unas pequeñas molestias le mantenían en duda para el once inicial; y que Simeone apostaba por línea de cuatro en lugar de los tres centrales habituales de los últimos tiempos.

Con esa disposición, el Atlético protagonizó la primera llegada peligrosa, un centro de Koke, que le ganó la espalda a la defensa local, sobre Morata que cortó Lekue para evitar el 0-1. La jugada la inició Lemar desde la banda izquierda.

Respondió el Athletic con un centro peligroso desde la derecha de De Marcos y un cabezazo de Iñaki Williams en el que el ‘9’ del Athletic demostró una vez más que no es un ariete al uso.

Aunque la jugada más controvertida del arranque fue la que acabó en gol de Morata tras deshacerse en la carrera de Yeray. Inicialmente, el Figueroa Vázquez dio el gol pero, tras revisarla en el monitor a instancias del VAR, decretó falta de Morata. La duda, más que sobre el derribo, que pareció claro, estaba más en la intencionalidad del ariete visitante.

Enfadó mucho esa decisión a los atléticos, lo que le costó una amarilla a Simeone, y el partido, aún casi siempre a un ritmo frenético, se calmó en cuanto a la peligrosidad de las jugadas. Que ya apenas hubo hasta el descanso. Tres disparos sin filo de los locales, uno de Berenguer y dos de Sancet.

No debieron quedar descontentos los entrenadores de la primera mitad, ya que repitieron onces tras el descanso.

Nada más arrancar la segunda mitad, el Atlético asestó un golpe que, visto como fue el primer tiempo, se tornaba decisivo: el primer gol del partidos.

De Paul, escorado y casi desde el centro del campo encontró a Morata al borde del área y el ariete a Griezmann para que, sorprendentemente solo, batiese con enorme facilidad a un Unai Simón batido y esperando el remate del francés, suave y a colocar, hacia el otro palo.

Se hizo el Atlético dueño el partido y a punto estuvo Griezmann de lograr el 0-2. Pero esta vez no logró embocar entre los tres palos la volea que empaló a centro desde la derecha de Molina.

Fue final de un tramo en el que Kondogbia desde la frontal y un error en la salida de balón de De Marcos tambalearon al Athletic.

Curiosamente, lo que paró a los visitantes fue la lesión de Oblak, que estuvo dos veces varios minutos en el suelo y tuvo que ser sustituido en el minuto 69 por una lesión en un hombro.

En el minuto 88 pudieron cambiar las cosas con un penalti pitado por mano de Reinildo, que el VAR demostró que no era, ya que el mozambiqueño había despejado con la cara el segundo de los balones que rechazó en una jugada con tres remates bilbaínos.

El segundo de Zarraga y el tercero de Vivian, en el que inicialmente se pitó el penalti. El primero fue de Íñigo Martínez, a saque de córner de Lekue, y lo despejó en una gran intervención Grbic.

Y aún tuvo una última oportunidad el Athletic, tras un sutil toque de Villalibre sobre Berenguer. Pero Raúl García también se encontró encontró con Reinildo, un gigante en la defensa colchonera, en un remate claramente destinado al 1-1. No lo hizo y el Atlético arrebató la tercera plaza al Athletic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *