El actor cuyo carácter indomable arruinó una carrera destinada a la gloria: la historia de Val Kilmer

El adolescente rubio e indudablemente apuesto se prepara para filmar un comercial de hamburguesas. Debe sonreír a cámara y poner cara de saborear el plato más exquisito del planeta. Primera toma y ¡corten! Segunda toma y ¡corten!, así varias veces. No hay caso, no logra su cometido, así que se acerca al director y le aclara: “No soy capaz de fingir que me gustan las hamburguesas que anuncio”.

El hombre lo mira con más asombro que enojo. El muchacho realiza una mueca similar a un saludo y se va del estudio sin pena ni culpa. Acaba de cumplir 12 años y no será la primera ni la última vez que muestre su carácter. Ese mismo temperamento lo llevará a pelearse con directores, asistentes y hasta con Marlon Brando. Ese muchachito se llama Val Kilmer y cuenta con todo lo necesario para transitar por la autopista del éxito pero terminará andando por el sendero de la amargura.

Val Kilmer nació el último día del año 1959 en la ciudad meca del cine: Los Ángeles. En la escuela los profesores de literatura lo amaban ya que escribía obras de teatro que además eran muy buenas. Fue representando una de sus creaciones que logró lo que parecía imposible: entrar en Juilliard en la ciudad de Nueva York. “Para mi audición no encontré nada contemporáneo que no hubieran visto cientos de veces antes. No sabía lo que estaba haciendo, pero funcionó”. Lo que lo evaluaron ignoraban que, el día anterior, Wesley Kilmer, su hermano menor, sufrió un ataque epiléptico y se ahogó en la pileta familiar.

Pero Val no mostró su dolor. Había cumplido 17 y se convirtió en el estudiante más joven en ser aceptado en el famoso conservatorio de arte. Instalado en la Gran Manzana, mitad en chiste y mitad en serio contó sus motivaciones para dedicarse a la actuación. «Descubrí que para tener dinero había que trabajar y sabía que no podía realizar un trabajo normal. Así que pensé que actuar sería bueno, porque básicamente hacés tu propio horario, te pagan fortunas y conseguís chicas“.

En Juilliard compartió clases con Kevin Spacey. Su debut no fue en el cine sino en una obra musical en Broadway, Slab boys is here, junto a Kevin Bacon y Sean Penn. Imaginen lo que serían los tres en el escenario y sí, dan ganas de retroceder en el tiempo para comprar entradas en primera fila. Val parecía que contaba con la combinación perfecta: talento y suerte.

En el cine despegó directo con un protagónico en la comedia Top Secret (1984). Interpretaba a un cantante de rock y se metió tanto en su rol que grabó un disco con las canciones del personaje. Para algunos lo hizo por perfeccionista y para otros, por insoportable. Después de eso, su representante recibió varias propuestas, pero el actor decidió que era un buen momento para ¿volver al teatro? ¿Grabar una serie? ¿Dedicarse a la música? Ninguna respuesta es correcta. Decidió irse de mochilero por Europa a escribir poesía.

Dos años después, le ofrecieron ser la contrafigura de Tom Cruise en Top Gun. Ni él quería aceptar ni los productores querían que estuviera pero Tony Scott, el director, los convenció a todos. La película fue un exitazo que pronto tendrá su secuela, pero sin dudas no hubiera sido lo mismo si al bonito Maverick no se lo contraponía con Iceman. La rivalidad figuraba en el guión y en la vida real. Jamás salían juntos ni coincidían en el mismo sitio.

Val cambió de registro al participar en Willow, una historia de fantasía. Luego llegó su protagónico en The Doors donde encarnó a Jim Morrison. Su interpretación del poeta y cantante fue tan visceral que en algunos momentos del rodaje, los miembros de la banda originales no distinguían entre la voz de Kilmer y la de Morrison. Para prepararse para el papel perdió varios kilos y pasó seis meses ensayando canciones. Memorizó 50 y 15 las interpretó en la película.

Mientras su prestigio crecía, su lista de romances también. Era difícil no enamorarse de ese hombre de belleza magnética aunque inquietante, que siempre parecía sonreír con sus labios pero jamás con su mirada. Su primer affaire fue con Cher, cuando él arañaba los 22 y ella pasaba los 36. Después vendrían Daryl Hannah, Drew Barrymore, Elisabeth Shue y Cindy Crawford. Con la modelo se peleó cuando ella apareció en una cita con una gorra de Planet Hollywood. Val odiabaSchwarzenegger, Stallone y Willis, sus propietarios.

Luego de interpretar a Morrison se convirtió en el actor del momento, pocos podían mostrar su versatilidad. Hizo comedia (Top Secret) , fantasía (Willow) , biopic (The Doors) , western (Tombstone) , acción (To Gun) , superhéroes (Batman Forever) , ciencia-ficción (Planeta rojo), drama con discapacidad (A primera vista) y thriller (El santo) .


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


18 − 11 =