EEUU se enfrenta a un récord de casos de coronavirus en la antesala de la elección

Un aumento récord de casos de coronavirus en Estados Unidos está llevando a los hospitales al límite de su capacidad y provocando la muerte de hasta 1.000 personas al día, según las últimas cifras, cuando gran parte de la atención del país se centra en las elecciones presidenciales del martes.

Estados Unidos rompió el jueves el récord diario de nuevas infecciones de coronavirus, reportando al menos 91.248 casos, ya que 17 estados informaron de su mayor número diario de pacientes de COVID-19 hospitalizados desde que comenzó la pandemia, según un recuento de Reuters de datos reportados públicamente.

Más de 1.000 personas murieron por el virus el jueves, la tercera vez que ocurre en un día de octubre. El número de hospitalizados por COVID-19 ha aumentado más del 50% en el mes, hasta 46.000, el más alto desde mediados de agosto.

(Para un gráfico sobre la pandemia en EEUU abra: tmsnrt.rs/34FwqbC)

Entre los estados más afectados están algunos de los que se disputan el presidente republicano Donald Trump y el aspirante demócrata Joe Biden, como Michigan, Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania y Wisconsin.

La oleada ha revivido algunas de las peores imágenes de la devastadora primera ola del virus en marzo, abril y mayo, con personas en respiradores muriendo solas en el aislamiento del hospital y personal médico física y mentalmente exhausto.

“Nuestros hospitales no pueden seguir el ritmo de la tasa de infección de Utah. Merecen comprender la grave situación a la que nos enfrentamos”, tuiteó el gobernador Gary Herbert, haciéndose eco de las declaraciones de funcionarios de otros estados y de los expertos en salud pública.

Utah fue uno de los 14 estados que reportó aumentos récord de muertes este mes y está entre los 30 estados que reportaron alzas de casos a máximos. Estados Unidos ha sufrido 229.000 muertes y casi 9 millones de casos, ambos los totales más altos de la pandemia mundial en un solo país.

“NO ESTAMOS DEL TODO PREPARADOS”

“Estamos teniendo algunos de los mayores brotes de toda la pandemia. Y a nueve o diez meses de esta pandemia, todavía no estamos del todo preparados”, dijo Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island.

“No tenemos el tipo de pruebas que necesitamos. Hay muchos problemas con los grandes brotes que ocurren en muchas, muchas partes diferentes del país. Y, por supuesto, vamos a entrar en el otoño y el invierno (boreal), lo que hará las cosas muy, muy difíciles”, dijo Jha a Reuters en una entrevista.

Trump ha minimizado repetidamente el virus, diciendo durante semanas que el país está “pasando la página”, pese a que los nuevos casos y hospitalizaciones se dispararon. Mantuvo su tono optimista en un tuit del viernes, diciendo que el país lo está haciendo mucho mejor que Europa para enfrentar la pandemia.

Biden y sus colegas demócratas en el Congreso han criticado al mandatario por su manejo de la crisis sanitaria.

En la Cámara de Representantes, los demócratas publicaron un informe condenando la respuesta a la pandemia del gobierno como “uno de los peores fracasos de liderazgo en la historia de Estados Unidos”, que ha empujado al menos a 6 millones de personas a la pobreza y ha dejado a millones más sin empleo.

“El virus es un flagelo mundial, pero ha sido un fiasco estadounidense que ha matado a más personas en Estados Unidos que en ningún otro país”, dice el informe provisional de 71 páginas de los demócratas del Subcomité selecto de la Cámara de Representantes sobre la crisis del virus, creado en abril.

De acuerdo a docenas de investigaciones dirigidas por los demócratas durante los primeros seis meses del comité, el informe dice que se identificaron más de 60 instancias en las que los funcionarios del gobierno desautorizaron o ignoraron a los principales científicos para promover los intereses políticos del presidente.

El subcomité encontró más de 4.000 millones de dólares de posible fraude en programas para ayudar a pequeñas empresas en dificultades y acusó al gobierno de dirigir el financiamiento para suministros críticos a compañías que tenían conexiones políticas o carecían de experiencia, a menudo sin competencia.

Fuente Reuters

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


ocho − cinco =