EEUU redobla medidas contra virus en la frontera ante su propagación

Estados Unidos redobló el viernes su respuesta a la epidemia del coronavirus, al declarar una emergencia de sanidad pública y decir que detendría los ingresos de ciudadanos extranjeros que hayan estado en China dentro del período de 14 días de incubación.

La medida se conoció luego de una advertencia de viajes que recomendó a los estadounidenses no visitar China y que enfureció a Pekín.

Originado en la ciudad china de Wuhan, el virus similar a la gripe identificado inicialmente a comienzos de enero ha causado la muerte de 249 personas en la provincia china de Hubei, según autoridades sanitarias locales. Wuhan y a provincia de Hubei están virtualmente en cuarentena.

Más 9.800 personas han resultado infectadas en China y más de 130 casos se han reportado en al menos otros 25 países y regiones. Rusia, Reino Unido, Suecia, España e Italia reportaron sus primeros casos el jueves o viernes.

La Organización Mundial de la Salud dijo el jueves que la epidemia constituye una emergencia sanitaria pública de preoupación internacional, una designación que activa medidas de contención y coordinación global.

“Luego de la decisión de la Organización Mundial de la Salud (…) Yo he declarado hoy que el coronavirus representa una emergencia sanitaria pública en Estados Unidos”, dijo el secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar, en una rueda de prensa en la tarde del viernes.

Desde el domingo, los ciudadanos estadounidenses que hayan estado en Hubei serían sometidos a una cuarentena obligatoria, sostuvo. A los extranjeros que no tengan familiares cercanos que sean ciudadanos o residentes y que hayan viajado a China en los últimos 14 días se les negará la entrada, agregó.

“El riesgo en Estados Unidos es bajo (…) pero nuestro trabajo es mantener ese riesgo tan bajo como nos sea posible”, agregó.

La medida seguramente enfadará a Pekín, que sólo ha comenzado a enmendar su relación con Washington. Más temprano el viernes, criticó la advertencia de viajes que emitió Estados Unidos.

“La Organización Mundial de la Salud pidió a los países evitar restricciones al viaje y al poco tiempo Estados Unidos hizo lo contrario”, dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Hua Chunying, en un comunicado. “Es verdaderamente vil”.

Japón también aconsejó a sus ciudadanos que pospongan los viajes no urgentes a China, mientras que Bahréin recomendó no ir a ningún país afectado por el virus, e Irán instó a prohibir el acceso de todos los viajeros procedentes de China.

Singapur, uno de los principales puntos de conexión de Asia, detuvo el acceso de pasajeros con un historial reciente de viajes a China y también suspendió los visados para titulares de pasaportes chinos. La prohibición se extiende a los que están de paso por el país.

Fuente Reuters.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


tres × 2 =