Economistas no están de acuerdo en las ventajas o inconvenientes del nuevo billete de 200 lempiras

Como parte de las celebraciones del bicentenario de la independencia, el Banco Central de Honduras ha decidido que en el mes de septiembre pondrá en circulación un billete con una nueva denominación, que tendrá un valor de 200 lempiras.

Algunos economistas como Claudio Salgado, le da su voto de confianza, porque considera que vendrá a favorecer los procesos comerciales en el país.

“Los economistas hablamos de un cono monetario, que es el conjunto de diferentes denominaciones de billetes y que facilitan el intercambio de mercancías y todas las transacciones”.

“En el caso del billete de 200 lempiras, era una necesidad muy apremiante desde hace varios años, puesto que la diferencia entre el billete de 100 lempiras y el de 500 es bastante sustancial”.

En los casos caso en donde el circulante no es tan alto y el sistema financiero no está muy desarrollado considera que es más difícil convertir en billetes de más baja denominación billetes de 500, dijo Salgado.

“Entonces por eso es necesario poner un billete intermedio entre el billete de 100 y el de 500, en este caso el billete de 200. Entonces toda la cantidad que se va a emitir, que se va a integrar al sistema financiero, tiene que retirarse otra cantidad proporcional de los billetes de las otras denominaciones para que nos e genere inflación”, manifestó.

De su parte el expresidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Martín Barahona, considera que la circulación de este billete creará presión que estimulará incremento de precios, aunque también reconoce que otros factores inciden también.

“Por ejemplo tenemos una situación estructural en donde no hay suficiente oferta, ni producción, no hay libre competencia en los mercados, pero sí mucho monopolio, especulación; luego hay una gran cantidad de inflación importada, en especial por la balanza comercial deficitaria, la devaluación de la moneda, descenso en la inversión extranjera, así como la privada hondureña, lo mismo que la pública”.

“Entonces todo eso hace que tengamos mayores presiones inflacionarias y por de repente por ahí aparece un nuevo billete, esto también va a generar un ambiente que las monedas ya no valen yeso porque los precios van mucho más arriba”.

Por último, Barahona dice que el billete es puro simbolismo, en este caso simboliza la independencia y soberanía del país.

“Pero el gobierno no defiende la soberanía ni cuando negocia con el Fondo Monetario Internacional, o con otros organismos, o con la banca privada internacional cuando adquiere endeudamiento, compromete la soberanía, precisamente a través de los bonos soberanos”, indicó el economista.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *