Dragar ríos es la clave a corto plazo para prevenir inundaciones en el Valle de Sula, dice experto

png_20221012_234617_0000


  • “El mayor desastre en la zona norte, está la toma de decisiones y esa voluntad política que ha menguado, que no se tomen la oportunas decisiones que los técnicos desde hace más de 30 años han identificado y recomendado”, señala el ingeniero Luis Bautista 
  • Desde los años 70s se viene hablando de construir las grandes represas, recuerda el experto

SAN PEDRO SULA.- El ingeniero Osmin Bautista, quien se tomó el tiempo para ir a realizar una inspección en el Valle de Sula, dijo en el programa “En La Mira”, dirigido por el periodista Carlos Martínez, que dragar los ríos es la clave a corto plazo para prevenir inundaciones en esa zona.

“Tanto en el Ulúa, Chamelecón y el río Tinto, mediante un estudio altimétrico, debería de comenzarse hacer un dragado (que dijo es lo fundamental para mitigar problemas de inundaciones), desde la desembocadura hacia adentro, paralelamente a ello, volver a revisar una vez de que los niveles meguen, revisar bordo por bordo y darle el procesamiento constructivo correcto, revisar los diseños (que hay de la represa El Tablón)”, expresó.

“Tengo entendido que el diseño de la represa de El Tablón, hace un año estaba casi al 97 por ciento finalizado, después de un año se debe tener la certeza que ese estudio ya está finalizado”, confió.

Sin embargo, confesó que le llama mucho la atención que hace cuatro meses que se estaba discutiendo si había que hacer otro tipo de represa, “que implicaría partir de cero y volver hacer ese diseño que se va a llevar seis, ocho, diez meses y después la licitación, por qué no tomamos ya la decisión de lo que ya está hecho; se ha venido haciendo revisiones, inversiones”.

Inicialmente, Bautista agradeció el espacio a Martínez para poder compartirle a la gente que todavía hay esperanzas de rescatar “lo que aparentemente es un desastre, pero el mayor desastre lo veo en la falta de toma de decisiones y esa voluntad política que ha menguado, que no se tomen la oportunas decisiones que los técnicos desde hace más de 30 años han identificado y recomendado”.

Recomendaciones que mencionó son las que “se deben de hacer para poder menguar (disminuir) estos eventos que hoy ya su recurrencia. Ya no es cada 20 años como hemos venido soportando eventos como en el del Fifi, el Mitch, Eta e Iota, reciente dos años atrás”.

Continuó diciendo que “evidentemente de que el cambio climático, aunque muchos todavía no le dan el mérito que se merece, está trastornando la climatología nivel nacional e internacional, y estamos cada día más vulnerables”, advirtió.

Por esa razón, opinó que se debe de crear conciencia en quienes gobiernan, en el sentido que hay que pensar en primer lugar, “en nuestra gente, y hay costos que pueden ser recuperados, y esas decisiones se van tomando en una medida paulatina y cambiar el esquema de que si no le damos continuidad a las cosas buenas que otros hacen, jamás vamos a salir de este hoyo, porque obras de la naturaleza que necesita el Valle de Sula requieren un tiempo prolongado para poder ver sus frutos”.

“Entonces es ahí donde yo veo de que veo que titubean (dudan) nuestras autoridades en tomar las decisiones oportunas y porque estos eventos se vuelven tan recurrentes y tan desastrosos, que al ponerlos en blanco y negro vemos de que los daños que provocan son con creces mucho más millonarios, que los que van a venir a costar la millonada de estas obras”, precisó.

En esa primera parte concluyó diciendo, que se necesita ya tomar esas decisiones y una voluntad política que verdaderamente ponga “en primer lugar los intereses de nuestro pueblo y ¿qué otras situaciones que pueden estar en juego?, considero de que el tener tantas opiniones de grupos, pueda que haga al gobierno titubear (dudar) en la toma de la decisión oportuna y decisiva que se necesita para menguar estos desastres”.

Recomendaciones “gringas” se miraban irrealizables y fuera de Lógica 

Las recomendaciones específicas, expuso que esas han sido las obras de infraestructura mayor que deberían hacerse en las cuencas altas de los dos ríos que son los que postran al Valle de Sula, “en dónde tenemos las mayores inversiones en infraestructura; tengo y estudie el Plan Maestro del Desarrollo del Valle del Sula que fue elaborado en el año 1979, y asustémonos para aquella fecha, los diseñadores que fue la firma norteamericana, recomendaba de que a cierta distancia dentro de la planicie del Valle de Sula se uniera el río Ulúa y Chamelecón en una amplitud casi como de 3 km y que llegara hasta la desembocadura. Claro, esto en su momento se miraba como algo irrealizable, fuera de lógica; fuera de contexto”.

Más adelante, expuso que “cuando ya se vino el huracán Fifi, se crea dentro del gobierno, una unidad que debería de estudiar la temática de las inundaciones en el Valle de Sula, porque mientras la Tela Railroad Company venía operando toda sus plantaciones de banano, ellos en modestia aparte, me atrevo a decir, que había llegado a controlar estás inundaciones”.

“Lógicamente que hasta los años sesenta la presión urbanística que se tenía en el Valle de Sula, no llegaba a una población de unos 400 a 500 mil habitantes, hoy 2022 tenemos una presión urbanística en todo el Valle de Sula, arriba de los dos millones de habitantes”, agregó.

“El Tablón”, un proyecto de los años 70s

Evidentemente, dijo que lo que hacía antes “la Tela Railroad Company con la construcción de siete alivios que hicieron en el río Ulúa como ser el de camping, El Progreso, Los Indios, el Detibombo, y La Flower, qué hacían ellos, le sacaban agua en un punto determinado al Ulúa y luego lo volvían a meter más adelante y así creaban también los que llamaban fusibles hidráulicos”, lugares que actualmente están poblados, son barrios y colonias.

Ante esa situación, (lugares ya estaban poblados) ese manejo que tenía la Tela hasta los años 70s, la Tela Railroad Company ya no pueden dar el mismo efecto.

“Ahí por los años 80s, que se hizo una revisión al Plan Maestro de Desarrollo del Valle de Sula en los años 70s, ya se planteó después del huracán Fifi, y era la conducción de represas en la parte alta, para ya controlar desde su origen las grandes avenidas y construir las grandes represas en la parte alta”, detalló.

Para ese entones, ya se hablaba de la represa “El Tablón”, que hasta el día de hoy sigue siendo promesa de los gobiernos, aunque habitantes de ciudades como La Lima han mencionado que tienen esperanza que la actual administración finalmente lo lleve a cabo.

Sobre el Canal Maya que fue satanizado para ETA e Iota

Respeto al Canal Maya, que fue satanizado para las tormentas Eta e Iota, destacó que para esta tormenta depresión Julia, trabajó muy bien.

“Me pregunto, (pregunta retórica) qué hubiera pasado si no hubiera existido ese Canal Maya, La Lima se hubiera inundado al 100 por ciento, con toda seguridad se lo garantizo”, le dijo a Martínez.

 “Como que tenemos vendido el país a pedazos”

En relación a los negocios que se dan en los ríos, dijo que “el dar y dar y ganar y ganar, puede ser una solución, el problemas es que a veces nos llevamos la sorpresa que ese tipo de negocios (por ejemplo vender arena), a lo mejor alguien ya lo tiene concesionado, y que lo tiene ahí guardadito y ahí le salen las sorpresotas, ese es otro tema que nos damos cuenta, como que tenemos vendido el país a pedazos”.

“Cuando yo fui autoridad en esta ciudad y alcalde en 2002, 2006, había un problema en la ciudad, que había una persona que tenía concesionado casi todos los sitios donde se podía sacar material selecto alrededor de la ciudad de San Pedro Sula, y me llevé la gran sorpresa que uno de nuestros abogados de la municipalidad descubre, que todo el sector de Los Álamos, que es donde yo vivo, estaba ya concesionado, cómo hacen este tipo de negocios, uno se queda asustado, como pueden otorgar ese tipo de concesiones”, memorizó.

En ese sentido, dijo que nos le extrañaría que las riberas de los ríos Ulúa y Chamelecón estuvieran en similares circunstancias, y que esto impidiera realizar algún trabajo en esas zonas.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *