Dos sospechosos de secuestro fueron detenidos en San Pedro Sula, los hombres exigían hasta 20 millones de lempiras

Con estas capturas se logra dar respuesta a un hecho criminal acaecido el pasado 22 de marzo del presente año, en el departamento de Yoro, donde varios sujetos fuertemente armados privaron de su libertad a la joven Luisa María Urbina Flores, al momento que se encontraba laborando en una de las empresas de su familia.

De inmediato, la unidad élite de la DPI inició con las labores de investigación; mismas que llevaron a que en fecha 25 de marzo la víctima fuera liberada en perfecto estado de salud y sin haber pagado ninguna exigencia económica.

La operación se realizó en dos etapas, priorizando regresar a la víctima sana y salva con su familia; posteriormente, requerir y poner a disposición de las autoridades judiciales a los responsables.

Fue así que el día martes se ubicó al primer sospechoso, quien cuenta con 27 años de edad y es conocido criminalmente como «El Toro».

Este individuo es supuestamente el cabecilla de una estructura criminal dedicada al ilícito del secuestro en los departamentos de Santa Bárbara, Cortés y Yoro.

Su función era la de ubicar las víctimas, coordinar la operación, buscar a los cómplices y facilitar la logística.

También, se maneja que era el que realizaba las exigencias económicas a los familiares de las personas secuestradas.

Segunda detención

En una segunda labor llevada a cabo este miércoles, se detuvo a un sujeto de 44 años, conocido criminalmente como El Negro.

De acuerdo a la información brindada por la Unidad Antisecuestros, este se transportaba en uno de los vehículos que participó en el secuestro de la joven Urbina Flores.

Además, al verificar sus antecedentes policiales se constató que cuenta con una orden de captura girada el 8 de marzo del presente año, por suponerlo responsable del ilícito de secuestro en perjuicio de un profesional de la salud. Hecho reportado el pasado 17 de septiembre del año 2019, en el municipio de Trinidad del departamento de Santa Bárbara.

La DPI sigue trabajando en el caso y en la captura de todos los involucrados en el mismo.

El compromiso de la Policía Nacional es dar respuesta a la ciudadanía hondureña que ha sido victima de un delito, así como de identificar y llevar ante las autoridades judiciales a los responsables.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *