Dos reconocidos abogados exponen algunos lunares y brillos del nuevo Código Penal

recorte abogados

Es el abogado Ramón Barrios que considera que técnicamente el nuevo estamento es mejor que el vigente, se declaró de acuerdo en un 80 por ciento de su contenido y con el restante 20 por ciento como litigante si se presenta el caso de no estar de acuerdo le queda el recurso de inconstitucionalidad, pero eso no es motivo para solicitar que el nuevo Código sea abrogado, manifestó.

De su parte el abogado Hermes Ramírez, achaca a algunos sectores que continúan enarbolando banderas de luchas en lugar de banderas de propuestas, la causa para que estas disidencias hallan alcanzado matices dramáticas en los medios de comunicación, y que los “influencers” han sido bastante participativos a través de redes sociales aunque siendo utilizados de forma, un tanto negativa para establecer una campaña mediática, consideró Ramírez.

“Acá el Código Penal lo que intenta es actualizar las leyes, establecer parámetros de penas concretas relacionadas al daño que se ha causado y permitir la resocializacióndel individuo después de haber cumplido una pena”, expresó Ramírez.

De su parte el abogado Barrios criticó la posición asumida por algunos diputados que reconocieron que votaron en contra de la parte especial del Código, pero que en la parte general votaron a favor. “Mire que contradicción, de manera que si yo soy diputado y por ejemplo, cuando voté a favor por la parte general (que fue la mayoría), después yo no puedo salir diciendo que estoy en contra del artículo tal en la parte especial, porque antes ya estuve de acuerdo”, eso es lo que el concepto jurídico de Barrios siente que no cuadra en la posición de algunos legisladores.

Al respecto el abogado Ramírez ahondó. “Todos los humanos hemos tenido contacto con la proporcionalidad del castigo, desde las primeras fases de nuestra niñez, lo mismo sucede con las penas y estas deben estar sujetas a la proporcionalidad del daño causado”.

En ese principio el abogado Barrios reiteró que está de acuerdo; lo que no cuaja en su concepción lógica es que como diputados primero votaron SÍ al principio de proporcionalidad en la parte conceptual, pero cuando viene la votación en la parte especial votó NO.

Ambos profesionales del derecho ejemplificaron con lo concerniente al delito de MALVERSACIÓN contemplado en el nuevo Código. En su caso Ramírez expuso lo sucedido con el artículo 374, del que solo se ha esgrimido, “de forma mal intencionada” en torno al primer párrafo, para decir que se han disminuido las penas en los delitos de corrupción.

“La clasificación de las penas, tal y como lo establece la parte general hace una clasificación entre las penas graves y las penas leves, que es una clasificación bastante clásica que está en parámetros generales”.

“Pero en los delitos de malversación, específicamente, hay ciertos artículos donde los agravantes específicos no están contenidos dentro del mismo artículo, es decir, se debe ver el agravante específico en virtud de la lectura comparada de otro artículo que está más adelante, ahí se aclara que no están disminuidas las penas de forma automática en los delitos de corrupción”.

Ante esto, el abogado Barrios refutó que ese es el agravante específico del artículo 374, Barrios prefiere retroceder al delito base para hacer una crítica a lo que considera “mala técnica legislativa”, porque dice que tal agravante no debió haber quedado de esa manera.

“Sino que el agravante debió haberse incorporado inmediatamente después del artículo para que no diera lugar a eso”, este es uno de los puntos que el abogado Barrios considera que sí se deben reformar, pero son cambios de forma más que de fondo.

“Si usted me pone el tipo penal, entonces en un párrafo seguido hubiese puesto el agravante específico, para no exportarlo a 3, 4, 5 artículos después, porque entonces sucederá lo que está pasando ahorita, solo leen el delito base y no leen el agravante; y eso para mi, es una mala técnica legislativa”.

DELITO BASE: Malversación de Caudales Públicos. Ejemplificaron con el delito de la Malversación en el Tipo Básico y según el texto de la ley, establece una pena de 4 a 6 años. “Esa es una pena que usted tiene que valorarla en función del artículo 478, donde se debe de incrementar en un tercio, ahora bien, vea lo interesante del Código, es que el agravante de la pena de un tercio debe calcularse conforme a las reglas del nuevo Código y no del anterior”, aclaró Ramírez.

“Este delito de 4 a 6 años el agravante específico del 478 puede tener un incremento de 6 a 9 años, que sería este el primer escalón en el que sube la pena y automáticamente puede incrementarse, debe y puede incrementarse en un tercio. Si usted no verifica esos nueve años, que es el monto máximo que establece el 478, automáticamente la pena le suma un tercio a nueve, que es específicamente tres y así la pena queda en 12 años”, ahondó.

“Ahora bien” __continuó exponiendo__ “No ha habido una disminución de la pena ¿por qué? Porque cualquiera diría que el tercio también se le debe de sumar a la pena de seis años, entonces que esta queda en ocho, lo cual realmente es erróneo, porque la misma interpretación del artículo le hace que vaya a la parte general en el artículo 69 literal 1 que es el artículo que habla sobre el aumento en la pena máxima y el aumento de la pena mínima y ese delito le queda alrededor de 10 años a 13 años, superior absolutamente a la redacción del Código anterior. Eso solo para darle un ejemplo”, aclaró Ramírez.

“Ahí nosotros vimos que el agravante específico de forma escalonada que trae dos penas máximas, pero al mismo tiempo el cálculo de las penas, usted tiene que seguirlo con el artículo 69 literal 1 que ya son las reglas especiales. Porque una de las complejidades del Código, es que los cálculos de las penas cambian con respecto a la visión que nosotros hemos venido manejando, porque ya hay ciertas reglas específicas”.

“Y algunos sectores han dicho ‘van a salir libres las personas del Centro Penal porque los que están acusados de delitos caerá una lluvia inmensa de recursos vinculados con la revisión de las condenas’, también eso es absolutamente falso, porque la revisión de oficio, que es una disposición en este caso bastante normativa que desarrolla el legislador, que le da facultades a los jueces de ejecución de poderlas realizar, al mismo tiempo le impone al juez de ejecución en la regla del artículo 621 en el último párrafo, le dice y le impone una pared y le establece los supuestos en los cuales no se va a poder otorgar un proceso de revisión de condenas, cuando estas se enmarquen dentro de las penas que se había condenado, o cuando sean superiores a estas”, explicó el abogado Hermes Ramírez.

En este punto el abogado Barrios deseó profundizar. “Malversación de Caudales Públicos, Delito Base: Artículo 478; la pena con el agravante va a quedar de 10 a 13 años ¿cómo está ahorita?” __dijo esto para efectos de comparación__ “de 6 a 12, si usted comete este delito hoy, hoy que todavía tenemos este Código Penal, entonces yo tendría que calcularle una pena de 6 a 12 años”, dijo Barrios.

Pero “si lo comete a partir del 25 de junio y le tengo que aplicar este Código Penal nuevo, la pena va a ir de 10 a 13 años con las arrogantes. Cuál es mi crítica que allí mismo le hubiese dejado la agravante en la misma redacción, así usted no tiene que ir y trasladarse a 3, 4, 5 artículos”, insistió el abogado Barrios.

Un punto a favor en el nuevo Código lo indica Ramírez. “El delito de Fraude de Subvenciones no era un tipo penal que estuviera contemplado en el anterior Código (cuando un particular recibe fondos estatales a través de subvenciones), pero ahora se incorpora en el nuevo Código. Y ese Fraude de Subvenciones, que es un delito en el cual el patrimonio del Estado se destina a través de donaciones, fundaciones, o de cualquier ONG, ese tipo penal desarrolla penas para los particulares que se puedan aprovechar del erario público”.

“Esa es otra modalidad en donde se cambia bien jurídico que es delito contra la administración y se pasa al orden socioeconómico, porque lo que se daña es el sistema por medio del drenaje de los fondos a través de las ONG’s o cualquier otra subvención”.

Estos fueron algunos de los argumentos expuestos por estos dos reconocidos togados sampedranos en cuanto una parte de lo bonito y lo feo del nuevo Código Penal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + cinco =