Dos mujeres EN LA MIRA como ejemplo de decisión y perseverancia

Captura 2 MUJERES


En ocasión de haberse celebrado este lunes el Día de la Mujer hondureña, el periodista Carlos Martínez, tuvo a bien invitar al programa En La Mira, transmitido por Canal 6, a dos damas triunfadores en distintas fases de la economía nacional, para que expusieran su experiencia profesional y su esfuerzo en una sociedad, que se supone dominada por hombres, ¿qué tan complicado les ha resultado?

Una de ellas es Claudia Amaya, una profesional de derecho, es política, ubicándose en el Partido Liberal, también ha irrumpido en un ‘mundo’ de la economía dominado estrictamente por hombres, como el del sector de productores de aceite de palma y también.

“Soy actualmente la directora ejecutiva de un grupo de la economía muy importante como es el sector palmero hondureño, que es la segunda fuerza de la economía en el país y que también ha sido un cargo que represento con mucho orgullo, que me dieron la oportunidad de participar con seis hombres”, por lo que nos podemos imaginar que fue una lucha que tuvo que ganar ‘palmo a palmo’.

En cuanto a que si las mujeres por su condición de tales devengan sueldos menores a los de los hombres en iguales circunstancias de capacidades, expresó. “Bueno creo que es una lucha que tenemos que seguir trabajando, por el momento me siento satisfecha con el trato que he recibido, no fue fácil”, reconoce.

“Porque trabajar con hombres es bien complicado. Por el respeto, pienso que es algo que la mujer debe ganarse, porque uno se da su lugar, a todos mis compañeros yo los respeto, ellos me respetan”, expuso.

Aunque reconoció que al inició hubo situaciones muy complejas, dado que es un sector que aglutina en su generalidad a hombres y además, abogados de mucha experiencia. “Y yo llego, una joven de 29 años a participar para tener un cargo de directiva, fue muy difícil”, recordó.  Quizá le ayudó mucho la enseñanza de su madre que desde muy joven le enseñó a trabajar, dijo.

De esa experiencia ya recoge importantes anécdotas, como la que le expresó un socio que le confesó. “Cuando estuve en la entrevista, siempre ellos se acuerdan, me dicen ‘sabe qué abogada, yo no voté por usted, pero si usted no hubiera quedado, a este momento me estuviera arrepintiendo’. Entonces esas son las palabras que al día de hoy me halagan, que estoy haciendo un buen trabajo poco a poco”, manifestó.

En cuanto a la participación en política, pues es algo que sencillamente lo lleva en la sangre. “Porque tenía muchos tíos y demás parientes que participaban en política y crecí en ese ambiente, mi papá participaba en política y mi mamá de mucha historia política también. Y en este caso como yo soy liberal, de tradición y pensamiento como lo digo, me considero una liberal clásica también”.

“Entonces empezó en mi municipio, en La Lima, en donde yo participaba activamente en política con la juventud. Luego gracias a un amigo de Puerto Cortés que me involucró en una fundación alemana, la Fundación Friedrich Naumann, que capacita a jóvenes liberales y luego los más destacados van a tomar un curso fuera del país”, relató.

Actualmente está involucrada con el Movimiento Liberal Yanista y concursa a un cargo de diputada en la casilla 6 de su papeleta electoral.

Mientras que la otra entrevistada es Marisabel González, administradora industrial de profesión, sin embargo fue más importante el negocio familiar, La Parrilla, un restaurante de mucha tradición en la ciudad de El Progreso, con más de 40 años en operación.

Además atiende otro negocio personal como es una repostería. El desarrollo por esta otra área de actividad económica le llegó por influencia de su suegra, según lo reconoce, ya que se trata de una señora que siempre se dedicó a la pastelería.

Relató que al momento del fallecimiento de su suegra, decidió quedarse ejerciendo lo que había aprendido con ella, sin embargo, comprendió que para volverse competitiva era necesario capacitarse más, es así que mediante diversos cursos obtenidos ha mejorado aún más este ‘delicioso’ arte.

Para haberse ganado un nombre referente de buen gusto en sus productos, Marisabel lo reduce a lo más sencillo, que en el fondo no resulta nada sencillo. “Calidad, porque con ese ingrediente logre mantener la clientela que siempre tuvo mi suegra, y mediante los nuevos conocimientos que obtuve logre ensanchar ese rango de prestigio”, manifestó.

A pesar que de forma muy escasa se desempeñó en la carrera universitaria que cursó, dice que hasta el momento no se ha arrepentido del rumbo que ha tomado su vida. “En ningún momento yo me arrepentí, en primer lugar yo decidí no trabajar a nivel público, porque yo sabía que si trabajaba y tenía un puesto, no iba a tener tiempo para mis hijo, entonces me he dedicado a cuidarlos”.

“Y sí claro que la universidad me enseñó mucho en cuestión de poder realizar mercadeo y saber cómo hacer bien mis cosas y conocer el mercado”, dijo sin vacilar.

Dado que es un negocio que emprende desde su casa, hay muchas otras actividades, como la de madre de familia, que se le facilitan más, incluso en los duros meses del confinamiento, fue una situación que siempre tuvo bajo control.

“Se me hace más fácil, porque no hay nada extracurricular de mis hijos, incluso antes de esto sí era más complicado porque las clases de ellos, debía salir con ellos”, expresó con satisfacción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.