Dolorosa tradición continúa amargando la felicidad de niños y familias hondureñas

Este día fue ingresado el primer niño quemado por pólvora en la presente temporada, lamentablemente; y como la población no atiende las recomendaciones, se teme que el número de ingresos continúe a medida que avanzan las fiestas dicembrinas.

Un menor de edad fue ingresado al Hospital Mario Rivas con severas heridas en su mano izquierda, ocasionadas por un artefacto a base de pólvora que le explosionó al momento en que lo manipulaba.

El cirujano Cándido Ulises Mejía, que le atendió de emergencia, informó que “esa explosión le provocó una quemadura de segundo grado en su mano izquierda, gracias a Dios la lesión no fue más profunda y no hubo necesidad de amputar nada. Pero sí requirió hacerle una sutura por la herida que le ocasionó el artefacto”, manifestó el doctor Mejía.

Ante la recurrencia de este tipo de accidentes que son atendidos en este centro asistencial cada temporada, el galeno formuló un especial llamado de atención a los padres de familia y adultos en general, recordándoles que la manipulación de pólvora no es un juego y que a menudo produce desgracias en el momento más inesperado.

“Se les pide pues, que tengan mucho cuidado, o mejor aun, evitar la manipulación de estos artefactos porque pueden provocar inclusive hasta amputación de sus dedos, o la amputación de los miembros afectados por una explosión de este tipo de artificios”, manifestó el médico cirujano.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


8 + 11 =