Como dolores de pos cirugía así comienzan llegar las ‘sorpresas’ de las denominadas cuotas de alivio

Captura RAP

 

Durante el inicio de la pandemia que provocó la casi paralización de la economía nacional, se dieron varias intenciones de ayuda a las personas que tenían créditos y financiamiento, para que por un espacio de tres meses no tuvieran la preocupación de tener que recoger ese dinero de forma mensual.

Y ‘qué bien’ dijeron muchos; y es que planteado así asomaba como verdadera ayuda. Pero a menudo se nos olvida que en Honduras por algún motivo, la razón, la lógica, incluso las leyes no funcionan de la misma forma como las entiende y aplica el resto del mundo.

Así es que transcurridos esos tres meses comienzan esos dolores de los que hace referencia el titular de la nota. Porque esa es precisamente la sorpresa que se ha llevado un emprendedor cuando un banco, intermediario del Régimen de Aportaciones Privadas (RAP), le comunicó que por instrucciones de esa entidad, sus cuotas ahora pasarían a tener un aumento, para compensar los tres meses que se dejaron de pagar.

Pero de nuevo, la lógica indica que lo que se puede esperar en por ejemplo un mes dividido en varios pagos, sin recargos ni intereses, porque, hombre, se había hablado de alivio, ayuda, pero no el concepto de lógica de nuevo resultó fallido en Honduras.

“En efecto, igual que muchos hondureños, al inicio de la pandemia, allá por el 28 de marzo, el banco intermediario me avisó que se iba a modificar esa cuota que teníamos para marzo, abril y mayo, los cuales iban a pasar hasta el final del préstamo”, dijo uno de los afectados porque ahora les avisa el RAP que las ‘reglas del juego han cambiado’.

Para quienes tienen financiamiento con el RAP, como el emprendedor Keyrie Lagos, esa noticia fue como un balde de agua fría. “Porque resulta ahora, me mandan un comunicado indicándome que la readecuación de esa va a ser de forma automática a través de las cuotas correspondientes, siempre a través del mismo intermediario financiero”, narró Lagos.

“El detalle aquí es, bajo qué términos, o con qué argumento deciden cambiar las reglas del juego, cuando las nuevas reglas afectan de una forma drástica a los que tenemos este tipo de préstamos. En mi caso, más que quejarme, estoy sorprendido del drástico cambio, porque resulta que me dan dos opciones que son totalmente ilógicas e irracionales”.

Siendo la primera un lapso de pago durante 15 años, con las mismas condiciones de pago, por el mismo monto que se tiene, obviamente esa opción a nadie la va a parecer, dijo Lagos. Y en la opción “me indican que hay una pequeña variación en la cuota que se va a mantener hasta el final del préstamo, en mi caso ese aumento es de 340 lempiras, estamos hablando que son más de 100 mil lempiras que me van costar estos tres meses ‘de alivio’, lo cual obviamente es inaceptable, refirió.

Los hondureños afectados que probablemente de momento solo sean centenares, pero de tardar una solución luego serán millares, hacen un llamado a la Comisión de Banca y Seguros para que a la brevedad posible procedan a realizar las correcciones del caso, porque la regla que, en este caso, comienza a aplicar el RAP no es de caballeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + 14 =